Plusesmas.com

Consejos para estar solo

¿Cómo afrontar la soledad?

¿Cómo afrontar la soledad?

Manuel Nevado, psicólogo de la organización Psicólogos Sin Fronteras de Madrid, nos da 10 consejos para ser capaces de vivir felices y en soledad.

Dan las siete de la tarde y Juana acaba de llegar a casa, viene del centro de mayores de su barrio, Desde que su marido falleció hace apenas un año intenta bajar todas las tardes con la finalidad de evitar la soledad que padece el vacío que le dejo la ausencia de su pareja y las pérdidas físicas que comienzan a aparecer en su cuerpo.

Juana apenas cena, la da pereza cocinar para ella sola, recuerda con nostalgia las cenas familiares, cuando sus hijos eran adolescentes y su marido volvía del trabajo. los gritos y ruidos cotidianos de antaño chocan con desgarrador silencio que se percibe en el día de hoy, silencio que solamente es capaz de romper una voz al fondo del pasillo que sale de una televisión. En muchos días la única compañía de Juana.

¿Qué es lo que ha llevado a que la soledad sea uno de los principales problemas a día de hoy entre las personas mayores?

El aislamiento familiar

La lejanía de los domicilios, los horarios que imposibilitan compaginar vida laboral y personal o el desapego afectivo hacen que los núcleos familiares se conviertan en focos de conflicto en lugar de áreas de apoyo.

El aislamiento social y los duelos

Las pérdidas que conlleva la edad con respecto a los seres queridos, hace que las personas mayores estén en un proceso de duelo prácticamente continuado, con la muerte presente en cada instante, los duelos conllevan la pérdida de personas con las cuales se relacionaban y por lo tanto al aislamiento social.

La salud física

Aspecto vital para las relaciones sociales los años conllevan una serie de cambios físicos que cuando van acompañados de la limitación física conllevan el aislamiento social del mayor.

Los recuerdos

No se puede renegar de nuestra historia de vida, de nuestra biografía pero mirar atrás a veces hace daño, las fechas del calendario, los recuerdos del cónyuge fallecido, de la casa llena de gente, las fotos en las mesas camilla de los comedores con los seres queridos, muchos de ellos ya desaparecidos.

Consejos

1. Iniciativa personal: Evitar que otras personas se apoderen de mi destino, de mi vida. Tiene derecho a ser feliz y a tomar sus decisiones.

2. Manténgase activo: Aunque a veces la apatía pueda vencer, conviene esforzarse en la actividad, salir de casa, caminar, cantar pintar… la actividad es el antídoto para la depresión.

3. Tome sus propias decisiones: Puede que su salud quizás no sea la más boyante, que se haya quedado viudo/a pero las decisiones de su vida tanto personales como económicas son suyas y debe de seguir manteniéndolas el mayor tiempo posible.

4. Vida social: El mejor fármaco contra la soledad participar socialmente en la vida del barrio, asociaciones, centro de mayores.

5. Pedir apoyo: Arriesgarse a que nos digan que No es la mejor opción para conseguir el sí. Pide ayuda a tu familia, amigos y allegados.

6. Aceptar la soledad: En la medida de lo posible pudiendo incluso disfrutar esa soledad como un espacio de libertad individual.

7. Aprender a recordar: Cuando los recuerdos te persigan intenta dominarlos. Crea un álbum de fotos biográfico, que recorra tu vida recogiendo en el las fotos y los instantes mejores de tu trayecto vital.

8. Nuevas amistades: Muchas amistades se van perdiendo por el camino por diversas causas, también existe la oportunidad de desarrollar nuevas, no se cierre la puerta de poder conocer nuevas personas que merezcan la pena.

9. Dejar los tópicos: La prestigiosa doctora Fernandez Ballesteros hable del alejamiento de los “Yoyas”, es decir dejar atrás los “Yo ya no estoy para eso...” “Yo ya no puedo…”

10. Cumplir sueños, los deseos pendientes: Al echar la vista atrás plantearse que metas quedan por cumplir, aunque sean pequeñas, tales como conocer una ciudad que no hayas visitado, apuntarse a la universidad de mayores…e ir hacia ello con la intención de cumplir el objetivo.


Manuel Nevado, psicólogo de la organización Psicólogos Sin Fronteras de Madrid

Relacionados

  • Vivir sin pareja, felizmente solos

    Vivir sin pareja, felizmente solos

    Disfrutar de la vida tal como es ¿no es acaso un privilegio? Estar solo puede ser una circunstancia que facilite conocernos y valorarnos más positivamente a nosotros mismos. Solo hay que vencer el miedo a la soledad.

  • Compartir tu vida o vivir solo durante tu jubilación

    Compartir tu vida o vivir solo durante tu jubilación

    Como en otras cuestiones de la vida, la jubilación no se afronta igual en compañía que en soledad. No es mejor ni peor, solo diferente. La presencia de una pareja implica un apoyo en el momento de desarrollar nuevas rutinas pero también una potencial fuente de conflictos, mientras que la persona acostumbrada a vivir sola tiene la ventaja de manejar su futuro de forma independiente.

  • Centros sociales para encontrar amigos

    Centros sociales para encontrar amigos

    Si echas de menos la continua relación con tus compañeros de trabajo, piensa en apuntarte a un centro social, en el que establecerás nuevas relaciones. Nada que ver con un recurso de asistencia a la dependencia.

  • Amigos y familas tras la jubilación

    Amigos y familas tras la jubilación

    Después de la jubilación cambian de manera radical las relaciones personales y familiares. Hay más tiempo para ver a los amigos, pero también para compartirlo con la pareja ¡y a veces, la relación puede verse resentirse!

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso