Plusesmas.com

VIVIR SIN DOLOR

El dolor se puede tratar

El dolor se puede tratar

No hay que sufrir. Existen numerosos medicamentos contra el dolor, los llamados analgésicos. Pero es importante utilizar el adecuado a cada caso y tomarlo siguiendo escrupulosamente sus indicaciones.

El dolor se puede tratar

Salvo prescripción del médico, los analgésicos no deben tomarse de forma irregular cuando el dolor es fuerte. Es mejor emplearlos a su hora sin esperar a que el dolor alcance su intensidad máxima. Así, su eficacia será mayor y acabará tomándose una menor cantidad de medicamentos.

No hay medicinas contraindicadas por razones de edad. No obstante, es necesario tener cuidado con su administración por dos razones:

  • Con la edad, hay tendencia a acumular enfermedades y ello puede plantear problemas de tolerancia a ciertos medicamentos. Por ejemplo, no se pueden tomar determinadas sustancias cuando hay una insuficiencia renal crónica. Además, hay que tener precaución ante las posibles interacciones entre distintos medicamentos.
  • En las personas mayores, puede producirse una modificación en el metabolismo de los medicamentos, es decir, en su transformación y asimilación por el organismo. En determinados casos, esta circunstancia puede justificar una adaptación de las dosis prescritas.

Por estas dos razones, la automedicación es especialmente desaconsejable en el caso de las personas mayores.

Respuestas graduadas

Tradicionalmente, los medicamentos contra el dolor se han clasificado en tres categorías. La primera está destinada a los dolores entre ligeros y moderados; la segunda, a los considerados entre moderados y fuertes, y la tercera, a los dolores intensos.

  • El paracetamol y la aspirina son los medicamentos de uso más frecuente contra los dolores ligeros o moderados. Si no se superan las dosis prescritas, son dos medicamentos que no entrañan riesgos. Sin embargo, el hecho de que se puedan adquirir sin receta médica no significa que sean inofensivos: la aspirina tiene ciertas contraindicaciones (problemas de coagulación de la sangre o úlceras gastroduodenales, por ejemplo) debido a que puede provocar hemorragias.
  • Los medicamentos para dolores más fuertes sólo se pueden adquirir con receta médica. En su composición, a veces, el paracetamol aparece asociado a otros principios activos como la codeína. Hay que tomarlos con precaución, ya que pueden causar somnolencia y estreñimiento.
  • Entre los medicamentos reservados para los dolores intensos, el más conocido es la morfina. Prudentemente prescrita, no provoca dependencia y sus efectos secundarios (náuseas, estreñimiento) se pueden controlar. En la actualidad, se tiende a administrar la morfina sólo a los enfermos de cáncer o a los agonizantes. Hay médicos que la recetan, con éxito, para los dolores reumáticos, al entender que es mejor un medicamento fuerte que permita al enfermo salir a pasear, que uno menos efectivo que le condene a sufrir encerrado en casa.

Relacionados

  • El dolor crónico: una efermedad

    El dolor crónico: una efermedad

    Dos de cada tres personas de más de 65 años sufren dolores crónicos.

  • El dolor se puede medir

    El dolor se puede medir

    Es importante ayudar al enfermo a definir el dolor.

  • El dolor se puede tratar

    El dolor se puede tratar

    No hay que sufrir. Existen numerosos medicamentos contra el dolor, los llamados analgésicos. Pero es importante utilizar el adecuado a cada caso y tomarlo siguiendo escrupulosamente sus indicaciones.

  • Fatiga y alteraciones del sueño

    Fatiga y alteraciones del sueño

    Alrededor de la mitad de las personas mayores de 75 años padece insomnio, y una tercera parte toma medicamentos para dormir. Sin embargo, son pocas las que sufren realmente falta de sueño. Superar el insomnio es posible si tenemos en cuenta algunas reglas.

  • Medicamentos contra el dolor

    Medicamentos contra el dolor

    Relajantes musculares y anti-inflamatorios también atenúan el dolor.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso