Plusesmas.com

Claves para ser un buen anfitrión sin olvidarte de ti

Claves para ser un buen anfitrión sin olvidarte de ti

Cuida de los demás sin quitarte a ti de la lista. No hagas que todo dependa de ti, no te autoexijas que todo esté perfecto. Piensa que lo importante es que estéis todos juntos, así que disfruta en compañía de los que más quieres sin presiones.

Las fiestas navideñas invitan a las reuniones de amigos y a los reencuentros familiares y, a menudo, las mujeres (abuelas, madres, hijas…) dirigimos todos los esfuerzos a que todo el mundo disfrute de estos días. Preparamos cenas y comidas, elegimos regalos para toda la familia, procuramos que todos estén a gusto, que no falte nada y esté todo listo, incluso aunque nuestra jornada laboral sea de ocho horas diarias… Por cultura educacional hemos adoptado siempre el rol de cuidadora, pero ¿somos felices así?

En cierto modo sí, somos felices si hacemos felices a los demás. Desde niñas se nos ha fomentado nuestra parte afectiva, de modo que tenemos gran capacidad empática para comprender las emociones de los demás y sentir sus necesidades. Las madres y las abuelas se suelen hacer cargo de que todos los miembros de la familia puedan disfrutar de sus platos preferidos, en algunos casos incluso sin poder sentarse a la mesa. Supermamás y supermujeres que rara vez se ponen malas o enferman en estas fechas. No se lo permiten.

Y ¿quién cuida de nosotras? ¿No nos exigimos demasiado? ¡Cuidado! Recuerda que las supermujeres no existen. Evita que este año los preparativos de las navidades te provoquen ansiedad, ya que puede alterar tu estado anímico y causarte insomnio. Te damos algunos consejos:
• La familia y los amigos tienen un papel importantísimo, apóyate en ellos, pídeles tú también que te arropen y mimen.

No te exijas demasiado: Comparte con tu pareja y tus hijos la “carga” emocional de que esté todo preparado.

Tú eres lo realmente importante: Si tú no te cuidas no podrás hacer feliz a los demás. Date un capricho, mírate al espejo y siéntete guapa.

Metas modestas para grandes momentos: Lo mejor de las navidades es disfrutar de la compañía, aunque el asado se queme o lo compres en la esquina, incluso aunque haya un dedo de polvo bajo la cama… Recuerda, la felicidad no depende de que todo esté perfecto.

Disfruta y relájate. Abraza mucho y déjate abrazar. ¡Felices fiestas!

¿Quieres descubrir más sobre psicología y autoestima? Entra en Centrada en ti de TENA Lady

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso