Plusesmas.com

AYUDA A LA PAREJA

Las terapias de pareja a partir de los 50

Las terapias de pareja a partir de los 50

La rutina puede provocar el fin de una relación duradera. Para evitarlo, la terapia de pareja es una solución que nos enseñará a recuperar nuestra pareja. Los 50 son el momento perfecto para comenzar.

“Y cada vez más tú y cada vez más yo sin rastro de nosotros” (J. Sabina), el cantautor Joaquín Sabina define en esta frase uno de los principales problemas que suelen acuciar a las parejas, como consecuencia del paso de los años, de la aparición de la rutina en la vida en común, de la escasez de objetivos comunes, de la pérdida de ilusión, de la falta de pasión y sobre todo de la falta de la comunicación que impide el conocimiento de los sueños, deseos o expectativas en los miembros que componen la pareja.

Por todos estos motivos y para evitar la ruptura tras años de convivencia se utiliza la terapia de pareja. La terapia de pareja es un conjunto de métodos y técnicas psicológicas empleadas con la finalidad de mejorar las relaciones y solucionar los conflictos entre ambos miembros bajo el consejo y la terapia de un psicólogo.

La base sobre la que se forma una pareja es el enamoramiento. Estar enamorado es un estado en el que se mezclan componentes como la pasión, el afecto, la ternura y el sexo. Con el paso del tiempo el enamoramiento y la pasión van dejando paso a la aparición de nuevas emociones como el amor y el cariño, a la aparición de un compromiso de pareja, y de unas normas que establecerán el futuro conjunto, compra de bienes, vida en común, formación de una familia, relaciones sociales conjuntas. Se construye así el compromiso que es la decisión de permanecer en la relación pese a los problemas que vayan surgiendo, luchando con todas las fuerzas posibles para resolverlos.

Con la aparición de los hijos la relación de pareja corre el riesgo de pasar a un segundo plano, y supone un importante riesgo para la estabilidad conyugal, la preocupación, la comunicación de la pareja, los planes, estudios, viajes e incluso actividades sociales giran en torno a ellos, creando poco a poco un vacío en la vida emocional de ambos, en aspectos muy importantes como el ocio conjunto, la comunicación y sobre todo el sexo.

La vida continúa y los hijos comienzan a independizarse emocionalmente de sus padres. La independencia emocional no tiene nada que ver con la independencia física, sino que hace relación a que estos comienzan a volar solos, universidad, actividades laborales…y de repente la pareja se da cuenta de que tienen 50 años y que apenas se conocen por que durante los últimos 20 años quizás se hayan convertido en desconocidos.

Cada día son más las parejas mayores de 50 años que deciden comenzar un proceso de terapia con la finalidad de salvar la relación, de volver a reencontrarse, les une el apego y les separan las diferencias individuales. Para ello lo primero que se debe de tener en cuenta en relación al proceso terapéutico es que la terapia de pareja se basa en la sinceridad, en la comunicación, en la aceptación de las críticas, en la modificación de las conductas, en definitiva de volver a encontrar elementos comunes, de volver a ilusionarse y hacer de nuevo agradable la convivencia a la otra persona.

En la terapia se va a trabajar sobre las cuatro grandes esferas de la pareja: Comunicación, ocio, amistad y sexo. Sobre estas áreas la pareja deberá hacer un balance, analizar los fallos, encontrar las áreas en las que hay déficit y buscar posibles vías de solución. Algunos consejos:

- Aumentar la intimidad: Supone buscar espacios en común, solos sin la compañía de nadie, ni tan siquiera del televisor, se trata de volver a encontrar elementos facilitadores de la comunicación, volver a ser atractivos de cara a mi compañero/a.

- Pedir: Supone no dar nunca nada por sabido, si alguien quiere algo tiene que preguntar, expresiones del tipo “lo sabe de sobra” no tienen cabida en la terapia de pareja.

- Incremento de la pasión: sexo y afecto. Para lo que se emplea la terapia sexual dirigida no tanto a resolver problemas como a incrementar la satisfacción dentro de la normalidad.

- El apego como motivo en la pareja: El compromiso de ayudarse en todo instante es uno de los más importantes motivos que existen para mantener la pareja. En ello están implicadas emociones muy básicas que se insertan en la debilidad más íntima del ser humano, hacerlo explícito y potenciarlo es una forma de motivar la permanencia de la pareja y la resolución de conflictos.

Manuel nevado. Psicólogo Fundación Maria Wolff

Relacionados

  • Cómo ayudar a tu pareja ante la impotencia sexual

    Cómo ayudar a tu pareja ante la impotencia sexual

    A menudo los problemas de erección en el hombre son considerados como un tema que le compete a él de forma exclusiva. Pero nada más lejos de la realidad.

  • Jubilación: compartir con la pareja

    Jubilación: compartir con la pareja

    Jubilación es sinónimo de tiempo libre a voluntad. En una pareja, es el doble: dos tiempos libres, que se suman en un mismo espacio.

  • Vida en pareja: no trabaja y el otro no

    Vida en pareja: no trabaja y el otro no

    Uno solo en casa, esperando a la pareja. El otro, estrenando a un compañero/a recién jubilado. ¿Cambian los roles? ¿Cómo evitar los problemas?

  • Vivir sin pareja, felizmente solos

    Vivir sin pareja, felizmente solos

    Disfrutar de la vida tal como es ¿no es acaso un privilegio? Estar solo puede ser una circunstancia que facilite conocernos y valorarnos más positivamente a nosotros mismos. Solo hay que vencer el miedo a la soledad.

Comentarios (1)

* *

*

isidro
12 febrero 2016 22:11

hola soy nuevo en esta web y me parece fantastica seguid asi.
saludos.

Página: 1 / 1 (1 Elementos)

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso