Plusesmas.com

Ácido fólico

La ácido fólico es la vitamina B9. Actúa en la formación de material genético de las células y en el desarrollo de los glóbulos rojos de la sangre.

Grupo

vitaminas.

¿Qué es?

Las vitaminas son unos compuestos necesarios, en pequeñas cantidades, para el mantenimiento de la actividad biológica normal. No son producidas por el organismo y éste, en condiciones normales, las toma de los alimentos que las contienen.

El ácido fólico (vitamina B9) participa en la formación de material genético de las células y en la maduración de los glóbulos rojos de la sangre.

Algunos alimentos en los que podemos encontrar ácido fólico son: hígado, verduras, legumbres y frutas.

La cantidad diaria de ácido fólico recomendada es: Niños: De 0,025 a 0,15 mg.
Adultos: De 0,18 a 0,2 mg. Las necesidades aumentan en el embarazo y la lactancia.

El déficit de ácido fólico provoca anemia megaloblástica y puede ocasionar síntomas como fatiga, irritabilidad, depresión, insomnio y estreñimiento.

¿Para qué se utiliza?

Situaciones que cursan con déficit de ácido fólico como la anemia megaloblástica o con aumento de sus requerimientos como durante el embarazo, malnutrición, enfermedades intestinales, alteraciones graves del hígado, alcoholismo, gastrectomía o pacientes sometidos a diálisis.
Prevención de edefectos en el tubo neuronal (espina bífida, anencefalia y encefalocele) durante los primeros meses del embarazo.

¿Cómo se utiliza?

En España existen comercializadas formas de administración orales de ácido fólico (comprimidos y cápsulas).

La dosis adecuada de ácido fólico puede ser diferente para cada paciente. Ésta depende de la edad del paciente y de la patología que se desee tratar o prevenir. A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas. Pero si su médico le ha indicado otra dosis distinta, no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico.

Dosis oral en adultos y adolescentes: Anemia megaloblástica: Inicialmente 5 mg al día durante 4 meses. Posteriormente 5 mg cada 1 a 7 días.
Prevención de los defectos del tubo neural: De 4 a 10 mg al día durante 4 semanas antes de la concepción y durante los 3 primeros meses del embarazo.

En niños la dosis debe ser establecida por el médico, ya que las necesidades varían con la edad.

¿Qué precauciones deben tenerse?

Es importante respetar el horario pautado. Si se le olvida tomar uan dosis tómela tan pronto como sea posible y vuelva a la pauta habitual. Pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe tomando el medicamento como se le había indicado.
El ácido fólico, en tratamientos prolongados, disminuye las concentraciones de vitamina B12.
Si los síntomas no mejoran o empeoran visite a su médico.

¿Cuándo no debe utilizarse?

En caso de alergia al ácido fólico. Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
En pacientes afectados por anemia perniciosa Addisoniana o anemia megaloblástica por déficit de vitamina B12.

¿Puede afectar a otros medicamentos?

Algunos medicamentos que interaccionan con la ácido fólico son: anticonvulsivantes como la fenitoína, fluorouracilo y antibióticos como la sulfasalazina o el sulfametoxazol/trimetoprim. Los pacientes que reciben colestiramina durante periodos prolongados, deberán espaciar unas horas la toma de colestiramina de la de ácido fólico.
Informe a su médico o farmacéutico de cualquier otro medicamento que esté tomando.

¿Qué problemas pueden producirse con su empleo?

Los efectos adversos de este medicamento son, en general, leves y transitorios y se producen con mayor frecuencia caundo se administran dosis altas (15mg al día) durante periodos prolongados de tiempo.
A dosis bajas puede ocasionar, raramente, picor, malestar, pérdida de apetito, sabor amargo o excitación.
El ácido fólico también puede producir otros efectos adversos.Consulte a su médico si advierte algo anormal.

¿Puede utilizarse durante el embarazo o la lactancia?

La mujer embarazada debe recibir cantidades suficientes de ácido fólico en la dieta o administrada como suplemento, ya que es el ácido fólico disminuye el riesgo de complicaciones en embarazadas. Consulte con su médico la necesidad de administrar ácido fólico en su caso concreto.
El ácido fólico se excreta por la leche materna y salvo algunas excepciones, suele ser suficiente para cubrir las necesidades del lactante. Ocasionalmente, las madres lactantes pueden requerir un suplemento de ácido fólico.

¿Necesita receta médica?

Sí.

¿Cómo se conserva?

Mantener el medicamento en un lugar fresco, sin humedad, lejos de fuentes de calor y luz directa.
No dejar al alcance de los niños.

Nombres Comerciales

Acfol.Existen también productos genéricos de ácido fólico.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Buscador de medicamentos

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso