Plusesmas.com

Azitromicina

Es un antibiótico perteneciente al grupo de los azálidos, derivados de los macrólidos. Se utiliza para tratar infecciones causadas por bacterias. Inhibe el crecimiento de las bacterias debido a que interfieren en la producción de proteínas esenciales para la multiplicación y división de las mismas.

Servicio de Farmacia hospitalaria CLINICA UNIVERSIDAD DE NAVARRA

Grupo

antibióticos, antibióticos vía sistémica, macrólidos.

¿Qué es?

Es un antibiótico perteneciente al grupo de los azálidos, derivados de los macrólidos. Se utiliza para tratar infecciones causadas por bacterias. Inhibe el crecimiento de las bacterias debido a que interfieren en la producción de proteínas esenciales para la multiplicación y división de las mismas. De esta forma, se consigue controlar la infección. Es activo frente a un grupo moderadamente amplio de bacterias, similares a las que responden a las penicilinas; así pacientes alérgicos a penicilinas pueden utilizar como alternativa la azitromicina.

¿Para qué se utiliza?

➤ Oral:
- Infecciones en piel y tejidos blandos: celulitis, erisipela, foliculitis.
- Infecciones en el tracto respiratorio superior: amigdalitis, faringitis, sinusitis.
- Infecciones en el tracto respiratorio inferior: bronquitis, neumonía.
- Otitis media.
Enfermedades de trasmisión sexual: uretritis y cervicitis no complicadas. Chancroide.

➤ Intravenosa: Neumonía adquirida en la comunidad, en pacientes adultos inmunocompetentes.

¿Cómo se utiliza?

Existen formas comercializadas de azitromicina para su administración por vía oral (cápsulas, sobres, comprimidos, suspensiones), e intravenosa (solución para perfusión) La dosis adecuada de azitromicina puede ser distinta para cada paciente. A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas, pero si su médico le ha indicado otra dosis distinta, no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico:

➤ Dosis oral usual en adultos: 500 mg cada 24 horas durante el primer día seguido de 250 mg cada 24 horas durante 4 días más.
Alternativamente 500 mg cada 24 horas durante 3 días.
En caso de infecciones genitales: se recomiendo administrar una única dosis de 1 g.

➤ Dosis oral usual en niño: Menores de 15 Kg: 10 mg por Kg al día (administrados en una sola toma) durante 3 días consecutivos; como alternativa, 10 mg por kg el primer día, seguidos de 5 mg por Kg al día durante 4 días, administrados en una sola dosis diaria.
Entre 15 a 25 Kg: 200 mg al día (administrados en una sola toma) durante 3 días consecutivos; como alternativa, 200 mg el primer día, seguidos de 100 mg al día durante 4 días, administrados en una sola dosis diaria.
Entre 26 a 35 Kg: 300 mg al día (administrados en una sola toma) durante 3 días consecutivos; como alternativa, 300 mg el primer día, seguidos de 150 mg al día durante 4 días, administrados en una sola dosis diaria.
Entre 36 a 45 Kg: 400 mg al día (administrados en una sola toma) durante 3 días consecutivos; como alternativa, 400 mg el primer día, seguidos de 200 mg al día durante 4 días, administrados en una sola dosis diaria.
Para el tratamiento de la faringoamigdalitis, la dosis recomendada es de 20 mg po kg al día durante 3 días consecutivos (dosis máxima diaria de 500 mg).
La dosis máxima total recomendada para niños es de 1500 mg.

Dosis intravenosa usual en adultos: 500 mg en infusión intravenosa (concentración de la solución y velocidad de la infusión de 1 mg por ml durante 3 horas o de 2 mg por ml durante 1 hora), en una dosis única diaria durante al menos dos días. El tratamiento intravenoso debe continuar con tratamiento oral con una dosis diaria de 500 mg de azitromicina, hasta completar de 7 a 10 días de tratamiento.

Azitromicina en cápsulas o en comprimidos sólo debe administrarse a niños que pesen más de 45 kg. Las Cápsulas y los comprimidos deben ser ingeridos enteros. En lo que a las cápsulas se refiere, la dosis total diaria debe tomarse en una sola toma y preferiblemente distanciada de las comidas (1 hora antes o 2 horas después) ya que éstas pueden alterar la absorción y la disponibilidad de la azitromicina en el organismo.

¿Qué precauciones deben tenerse?

Debe tomar todas las dosis que se le hayan recetado, aunque se sienta bien después de unos pocos días de tomar el antibiótico. Si deja de tomar la azitromicina demasiado pronto, puede que no se haya terminado de curar y retornen sus síntomas.
Indique a su médico si sufre alteraciones renales y/o hepáticas, ya que puede ser necesario reducir la dosis de azitromicina.
Si los síntomas no mejoran en unos pocos días, o empeoran, consulte con su médico.
Es importante respetar el horario pautado. Si ha olvidado tomar la dosis correspondiente, tómela tan pronto como le sea posible; pero si falta poco tiempo para la siguiente toma, no la duplique y continúe tomando el medicamento como se le había indicado.
No se recomienda el uso de azitromicina en niños menores de 6 meses debido a que existen suficientes datos clínicos de inocuidad en esta población.
Durante tratamiento con azitromicina se han notificado casos de somnolencia y mareos. El paciente debe tener precaución al conducir o manejar maquinaria, hasta que no se establezca como le puede afectar la toma de azitromicina de forma individual.

¿Cuándo no debe utilizarse?

En caso de enfermedad hepática grave.
No debe administrarse en caso de alergia a azitromicina, eritromicina, así como a cualquier otro antibiótico macrólido o ketólido. Si siente algún tipo de reacción alérgica deje de tomar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.

¿Puede afectar a otros medicamentos?

Informe a su médico de cualquier otro medicamento que esté tomando. Algunos medicamentos que interaccionan con la azitromicina son: derivados ergotamínicos (es posible que se desarrolle ergotismo), antiácidos (almagato u otros que contengan aluminio y magnesio), ciclosporina, digoxina, anticoagulantes orales (acetocumarol), antiarritmicos, astemizol, pimozida, triazolam, midazolam, alfentanilo, rifabutina.

¿Qué problemas pueden producirse con su empleo?

Los efectos adversos de la azitromicina son leves y transitorios: Ocasionalmente: alteraciones digestivas (diarreas, nauseas, dolor abdominal), hepatobiliares (incremento de enzimas específicas del hígado), sanguíneas (disminución de los leucocitos y/o de los neutrofilos) y neurológicas (somnolencia, cefaleas.)
Raramente: alteraciones alérgicas y en la piel (erupciones exantemáticas, picor y raramente sensibilidad a la luz).
Cuando se administra por vía intravenosa, puede producir dolor e inflamación/infección locales y reacciones en el punto de inyección.

El tratamiento debe ser retirado en el caso de que el paciente experimente diarreas y/o dolores de cabeza intensos, y erupciones exantemáticas intensas.

¿Puede utilizarse durante el embarazo o la lactancia?

La azitromicina es capaz de atravesar la placenta en animales y llegar al feto. No se han demostrado efectos negativos ni alteraciones en el desarrollo del feto. No existen estudios clínicos adecuados ni bien controlados en humanos. El uso de este medicamento solo se recomienda en caso de que no existan otras alternativas más seguras.
La azitromicina se excreta a través de la leche materna, desconociéndose si puede causar reacciones adversas en el lactante. Se recomienda suspender la lactancia durante el tratamiento con azitromicina. Se recomienda desechar la leche materna durante el tratamiento y hasta 2 días después de la finalización del mismo. La lactancia puede ser reanudada después.

¿Necesita receta médica?

Si

¿Cómo se conserva?

Mantener en un lugar fresco, sin humedad, lejos de fuentes de calor y luz directa.
Conservarlos fuera del alcance de los niños.

Nombres Comerciales

Aratro® , Toraseptol®, Vinzam®, Zentavion®, Zitromax®.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Buscador de medicamentos

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso