Plusesmas.com

Disopiramida

La disopiramida es un fármaco que actúa disminuyendo la sensibilidad del músculo del corazón a los impulsos eléctricos. Estos impulsos eléctricos son los que controlan la actividad de este órgano, ya que pasan a través del músculo cardiaco y provocan la contracción de las cámaras del corazón (aurículas y ventrículos). La disopiramida ayuda a restablecer el ritmo cardíaco.

Grupo

antiarrítmicos

¿Qué es?

La disopiramida es un fármaco que actúa disminuyendo la sensibilidad del músculo del corazón a los impulsos eléctricos. Estos impulsos eléctricos son los que controlan la actividad de este órgano, ya que pasan a través del músculo cardiaco y provocan la contracción de las cámaras del corazón (aurículas y ventrículos).

De esta manera, la disopiramida ayuda a restablecer el ritmo cardíaco.

¿Para qué se utiliza?

Prevención y tratamiento de las alteraciones del ritmo cardiaco (taquicardia ventricular, arritmias y extrasístoles supraventriculares).

¿Cómo se utiliza?

En España existen comercializadas formas orales de disopiramida (cápsulas y comprimidos de acción retard).

La dosis adecuada de disopiramida puede ser diferente para cada paciente. A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas. Pero si su médico le ha indicado otra dosis distinta, no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico.

Dosis oral en adultos: Inicialmente 100 mg cada 6 horas, pudiéndose modificar progresivamente en función de la respuesta del paciente.

Si padece una enfermedad del riñón, del hígado o antecedentes de enfermedades cardiacas, puede requerir una dosis menor de disopiramida. Consúltelo con su médico.

¿Qué precauciones deben tenerse?

Es importante respetar el horario pautado. Si se le olvida y se acuerda en las 4 horas siguientes, tome la dosis inmediatamente. Si han transcurrido más de 4 horas desde la hora de la administración, espere hasta la siguiente toma, no duplique la dosis y continúe tomando el medicamento como se le había indicado.

La disopiramida debe administrarse con especial precaución en caso de padecer alguna de las siguientes enfermedades: cardiomegalia (aumento del tamaño del corazón), insuficiencia cardiaca congestiva, glaucoma (presión ocular elevada) y adenoma de próstata.

Este medicamento puede producir hipoglucemia (disminución de los niveles de glucosa en sangre), por lo que es necesario llevar un control de los niveles de glucosa en sangre durante el tratamiento con disopiramida, especialmente en pacientes con diabetes, descompensación cardíaca, insuficiencia hepática, ancianos y pacientes desnutridos.

Debe evitar el consumo de alcohol mientras tome este medicamento.

Este medicamento puede causar sequedad de boca. Puede aliviarse chupando hielo o caramelos o con saliva artificial. Si continúa este efecto durante más de 2 semanas, consulte a su médico o farmacéutico.

No se aconseja la conducción de vehículos ni el manejo de maquinaria peligrosa o de precisión durante las primeras semanas de tratamiento.

No suspenda la medicación sin consultar antes con su médico, ya que podría empeorar su situación.

Si se va a someter a una intervención quirúrgica informe a su médico sobre la toma de este medicamento.

Si los síntomas no mejoran o empeoran visite a su médico.

¿Cuándo no debe utilizarse?

En caso de alergia a este medicamento. Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.

En pacientes con bloqueo atrioventricular completo, shock cardiogénico, insuficiencia cardíaca descompensada o edema pulmonar agudo.

¿Puede afectar a otros medicamentos?

Algunos medicamentos que interaccionan con la disopiramida son: amrinona, antibióticos macrólidas, betabloqueantes, ciclosporinas, cimetidina, cisaprida, fenitoína, lidocaína, quinidina y verapamilo.

Informe a su médico de cualquier otro medicamento que esté tomando.

¿Qué problemas pueden producirse con su empleo?

Los efectos adversos de la disopiramida son, en general, poco frecuentes pero pueden ser importantes. Los más frecuentes son: sequedad de boca, visión borrosa, retención urinaria, náuseas, aumento de la tensión ocular en pacientes con glaucoma, estreñimiento e hipotensión.

Raramente puede producir otros efectos como hipoglucemia e ictericia colestásica (coloración amarilla de piel y mucosas por obstrucción de las vías biliares).

La disopiramida puede producir otros efectos. Avise a su médico si advierte algo anormal.

¿Puede utilizarse durante el embarazo o la lactancia?

No se han realizado estudios adecuados en mujeres embarazadas. En estudios realizados con animales se ha visto que la disopiramida puede producir daños en el feto. Además podría estimular las contracciones del útero. Por ello, únicamente se acepta el empleo de este medicamento en embarazadas en el caso de que no exista otra alternativa más segura.

La disopiramida pasa a la leche materna pero se desconoce el efecto que podría causar en el lactante. Consulte al médico si debe continuar con el tratamiento durante la lactancia.

¿Necesita receta médica?

Sí.

¿Cómo se conserva?

Mantener el medicamento en un lugar fresco, sin humedad, lejos de fuentes de calor y luz directa.

No dejar al alcance de los niños.

Nombres Comerciales

Dicorynan®.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Buscador de medicamentos

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso