Plusesmas.com

Fluorometolona (vía oftálmica)

La fluorometolona es un medicamento que pertenece al grupo de los medicamentos denominados corticoides o corticosterioides. Los corticosteroides son unas hormonas producidas por nuestro cuerpo que realizan diversas funciones de gran importancia.

Grupo

corticoides, corticoides vía oftálmica.

¿Qué es?

La fluorometolona es un medicamento que pertenece al grupo de los medicamentos denominados corticoides o corticosterioides. Los corticosteroides son unas hormonas producidas por nuestro organismo que realizan diversas funciones de gran importancia.
La fluorometolona presenta un gran poder antiinflamatorio. En ocasiones, por distintos estímulos, algunas células de nuestro organismo liberan unas sustancias que provocan inflamación. Los corticoides al reducir la liberación de estas sustancias ante, por ejemplo, respuestas alérgicas o inmunes, reducen a su vez la inflamación. Por tanto, la fluorometolona administrada por vía oftálmica es útil en enfermedades que se caracterizan por una inflamación excesiva a nivel del ojo.

¿Para qué se utiliza?

Enfermedades alérgicas e inflamatorias que afectan a la conjuntiva (membrana que recubre los párpados), a la córnea (estructura transparente que forma parte del ojo), y del segmento anterior del ojo.

¿Cómo se utiliza?

En España fluorometolona existe comercializada para su administración oftálmica en forma de colirio.
La dosis adecuada de fluorometolona puede ser diferente para cada paciente. A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas. Pero si su médico le ha indicado otra dosis distinta no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico.
Dosis oftálmica en adultos y niños: De 1 a 2 gotas cada 6, cada 8 ó cada 12 horas.

Conviene agitar el envase antes de cada administración.

¿Qué precauciones deben tenerse?

ES importante respetar el horario pautado. Si se le olvida administrar una dosis hágalo tan pronto como sea posible y vuelva a la pauta habitual. Pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe con el medicamento como se le había indicado.
Lávese las manos antes de cada aplicación y evite el contacto del aplicador con los ojos, las manos u otros objetos.
La fluorometolona debe administrarse con especial precaución en caso de padecer alguna de las siguientes enferemedades: diabetes, galucoma (presión intraocular elevada) o antecedentes de herpes simple.
La administración prolongada de fluorometolona puede producir elevación de la presión intraocular, cataratas y puede suprimir las defensas de los tejidos oculares, aumentando la posibilidad de infecciones oculares. En tal caso deberá acudir regularmente a su oftalmólogo.
SE recomienda precaución en niños de 2 años y menores, así como un periodo de tratamiento lo más corto posible (preferiblemente menos de 5 días).
La fluorometolona es una sustancia prohibida en el deporte de competición y puede dar positivo en un control de dopaje.
No abandone el tratamiento sin consultar antes con su médico.
Si utiliza lentes de contacto blandas deberá esperar al menos 15 minutos desde la administración del medicamento hasta la colocación de las mismas.
Si los síntomas no mejoran o empeoran visite a su médico.

¿Cuándo no debe utilizarse?

En caso de alergia a fluorometolona o a alguno de los componenetes del medicamento. Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de aplicar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
En caso de padecer infecciones oculares causadas por hongos o virus, queratitis herpética, varicela o tuberculossi ocular.

¿Puede afectar a otros medicamentos?

Informe a su médico de cualquier medicamento que esté recibiendo o esté aplicándose en los ojos.

¿Qué problemas pueden producirse con su empleo?

Los efectos adversos de este medicamento son, en general, poco frecuentes. La fluorometolona puede producir un ligero aumento de la presión intraocular, ardor, picor, pupilas dilatadas, lagrimeo y párpados caidos.
Este medicamento también puede producir otros efectos adversos. Consulte a su médico si advierte algo anormal.

¿Puede utilizarse durante el embarazo o la lactancia?

No se han realizado estudios adecuados con fluorometolona en mujeres embarazadas. Estudios realizados en animales han demostrado que puede producir daños en el feto. El empleo de este medicamento en el embarazo sólo se acepta en caso de que no existan alternativas más seguras. En tal caso se evitarán tratamientos prolongados y dosis elevadas.
No se conoce si la fluorometolona oftálmica pasa a la leche materna en cantidades significativas ni el efecto que podría tener en el lactante. El empleo de dosis moderadas durante periodos de tiempo limitados no parece entrañar riesgo en el recién nacido. No obstante, se recomienda precaución en su uso. Consulte con su médico.

¿Necesita receta médica?

Sí.

¿Cómo se conserva?

Mantener el medicamento en un lugar fresco, sin humedad, lejos de fuentes de calor y luz directa.
No dejar al alcance de los niños.
Desechar el envase una vez concluido el tratamiento.

Nombres Comerciales

FML®, Isopto Flucon®.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Buscador de medicamentos

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso