Plusesmas.com

Mebendazol

 El mebendazol es un medicamento que se utiliza en el tratamiento de enfermedades producidas por helmintos (parásitos del tracto gastrointestinal).

¿Qué es?

El mebendazol es un medicamento que se utiliza en el tratamiento de enfermedades producidas por helmintos (parásitos del tracto gastrointestinal).
Este medicamento impide que el parásito utilice la glucosa, provocando una disminución de la energía y la muerte del parásito.

¿Para qué se utiliza?

Parasitosis intestinales, como enterobiasis (lombrices intestinales), ascariasis (tipo de lombriz intestinal de color rosado), anquilostomiasis y tricuriasis (tipos de gusanos intestinales), capilariasis y quistes hidatídicos.

¿Cómo se utiliza?

En España existen comercializadas formas de administración orales de mebendazol (comprimidos, cápsulas, gotas y suspensión). La dosis adecuada de mebendazol puede ser diferente para cada paciente. Ésta depende del tipo de parásito que cause la infección. A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas, pero si su médico le ha indicado otra dosis distinta, no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico. Dosis en adultos y niños: Enterobiasis (lombrices intestinales): dosis única de 100 mg, repetir a las 2 semanas.
Ascariasis (tipo de lombriz intestinal de color rosado), anquilostomiasis y tricuriasis (tipos de gusanos intestinales) e infecciones mixtas: 100 mg cada 12 horas durante 3 días.
Capilariasis: 200 mg cada 12 horas durante 20 días.
Triquinosis (presencia de larvas enquistada de triquina en el músculo provocadas por la ingestión de carne de cerdo): de 200 a 400 mg cada 8 horas durante 3 días, seguido de 400 a 500 mg cada 8 horas durante 10 días.
Quiste hidatídico: de 13,6 a 16,7 mg por kg de peso al día durante 3 a 6 meses.

Si padece alguna enfermedad del hígado, puede necesitar dosis menores de este medicamento. Consulte a su médico.

¿Qué precauciones deben tenerse?

Si se le olvida tomar una dosis tómela tan pronto como sea posible, pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe tomando el medicamento como se le había indicado.
Es conveniente realizar el tratamiento simultáneo de todos los miembros de la familia.
Se aconseja aplicar medidas higiénicas para controlar las causas de la infección y evitar recaídas. Asegúrese de que los niños se laven siempre las manos después de ir al baño y antes de comer.
Mantenga las uñas de los niños cortas para reducir la probabilidad de que los huevos de las lombrices se localicen debajo de ellas.
En caso de tener animales en casa, vigile periódicamente si presentan parásitos y adminístreles el tratamiento contra los parásitos en primavera y otoño.
Mientras esté en tratamiento con este medicamento debe realizar visitas periódicas a su médico para controlar la evolución del tratamiento y la posible aparición de efectos adversos.
Se recomienda realizar exámenes sanguíneos periódicos durante el primer mes de tratamiento en pacientes que reciban dosis elevadas durante tratamientos prolongados ante el riesgo de que puedan producirse alteraciones en el recuento de las células de la sangre.
Si los síntomas no mejoran o empeoran visite a su médico.

¿Cuándo no debe utilizarse?

En caso de alergia a la mebendazol. Si experimenta algún tipo de reacción deje de tomar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.

¿Puede afectar a otros medicamentos?

Algunos medicamentos que interaccionan con el mebendazol son los siguientes: cimetidina, carbamazepina y fenitoína.
Informe a su médico o farmacéutico de cualquier otro medicamento que esté tomando.

¿Qué problemas pueden producirse con su empleo?

Los efectos adversos del mebendazol son, en general, poco frecuentes. Puede producir náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea.
Raramente puede producir otros efectos como dolor de cabeza, fiebre y erupciones en la piel.
El mebendazol también puede producir otros efectos adversos. Consulte a su médico si advierte algo anormal.

¿Puede utilizarse durante el embarazo o la lactancia?

No se han realizado estudios adecuados sobre la administración de mebendazol en mujeres embarazadas. El uso de este medicamento sólo se acepta en el caso de que no exista otra alternativa de tratamiento más segura.
No se conoce si el mebendazol pasa a la leche materna en cantidades significativas ni los posibles efectos que puede producir en el lactante. Consulte con su médico sobre la conveniencia de recibir este medicamento durante la lactancia.

¿Necesita receta médica?

Sí.

¿Cómo se conserva?

Mantener el medicamento en un lugar fresco, sin humedad, lejos de fuentes de calor y luz directa.
No dejar al alcance de los niños

Nombres Comerciales

Bantenol®, Lomper®, Mebendan®, Oxitover®, Sufil®.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Buscador de medicamentos

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso