Plusesmas.com

Propanolol

El propanolol es un fármaco que bloquea los receptores simpáticos de tipo beta que existen en el corazón, pulmones y otros órganos del cuerpo.

Grupo

betabloqueantes no cardioselectivos solos

¿Qué es?

El propranolol es un fármaco que pertenece al grupo de los medicamentos betabloqueantes. Los betabloqueantes bloquean los receptores beta que existen en el corazón, los pulmones y otros órganos. El bloqueo de los receptores beta en el corazón disminuye la necesidad de oxígeno del corazón, reduce el ritmo cardiaco (efecto cronotropo negativo) y disminuye la fuerza con la que se contrae el músculo cardiaco (efecto inotropo negativo). De esta manera, debido a que el corazón late más lentamente y con menos fuerza, se reduce la presión con la que la sangre sale del corazón a los vasos sanguíneos, por lo que se utiliza en el tratamiento de la hipertensión arterial.

¿Para qué se utiliza?
➤ Hipertensión arterial.
➤ Angina de pecho estable.
➤ Arritmias cardíacas.
➤ Prevención de migrañas.
➤ Temblor esencial.
➤ Miocardiopatía hipertrófica obstructiva.
➤ omplemento al tratamiento del feocromocitoma (tumoración de la glándula suprarrenal).
➤ Taquicardia y temblor asociado a ansiedad.
➤ Prevención de hemorragia gastrointestinal superior en pacientes con hipertensión portal y varices esofágicas.
➤ Complemento al tratamiento de la tirotoxicosis (elevación de hormonas tiroideas).

¿Cómo se utiliza?

En España existen comercializadas formas de administración oral sólidas (comprimidos y cápsulas de acción retard) y parenterales (intravenosa).

La dosis adecuada de propranolol puede ser diferente para cada paciente. Ésta depende de la patología que se desea tratar, de la respuesta del paciente al tratamiento y de la forma de administración del propranolol (comprimidos de liberación normal o cápsulas retard). A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas. Pero si su médico le ha indicado otra dosis distinta, no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico.

Dosis oral en adultos:
➤ Hipertensión : Inicialmente 80 mg cada 12 horas y dosis de mantenimiento de 160 a 320 mg al día.
➤ Angina de pecho: Inicialmente 40 mg cada 8 ó cada 12 horas y como mantenimiento de 120 a 240 mg diarios.
➤ Temblor y migrañas: Inicialmente 40 mg cada 8 ó cada 12 horas y mantenimiento de 80 a 160 mg al día.
➤ Arritmias, taquicardia asociada a ansiedad, miocardiopatía y tirotoxicosis: De 10 a 40 mg cada 6 ó cada 8 horas.
➤ Postinfarto agudo de miocardio: Tras 5 a 21 días del infarto se inicia con 40 mg cada 6 horas, durante 2 ó 3 días, seguidos de 80 mg cada 12 horas.
➤ Feocromocitoma: 60 mg al día durante 3 días en fase preoperatoria ó 30 mg al día en casos inoperables, siempre asociado a medicamentos alfa-bloqueantes.

Dosis oral en niños:
➤ Hipertensión : De 0,125 a 1 mg por kilo de peso cada 6 horas.
➤ Arritmias, feocromocitoma y tirotoxicosis: De 0,25 a 0,5 mg por kilo de peso cada 6 ó cada 8 horas.
➤ Migraña: 20 mg cada 8 ó cada 12 horas.

La vía intravenosa está especialmente indicada en el tratamiento de urgencia de arritmias cardiacas y crisis tirotóxicas, por lo que será administrada en medio hospitalario a la dosis indicada por el especialista en cada caso en particular.

Los ancianos son más susceptibles a los efectos adversos de este fármaco, por lo que se recomienda individualizar la dosis en cada paciente.

Si presenta una enfermedad del hígado o del riñón puede necesitar una dosis menor de propranolol. Consúltelo a su médico.

¿Qué precauciones deben tenerse?

Es importante respetar el horario pautado. Si se le olvida tomar una dosis tómela tan pronto como sea posible y vuelva a la pauta habitual. Pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe tomando el medicamento como se le había indicado.

Existen algunos medicamentos que pueden aumentar la presión arterial y por lo tanto empeorar su enfermedad, como por ejemplo los que se usan para el control del apetito, el asma, el resfriado o la fiebre. Evite su empleo en la medida de lo posible o consulte con su médico si puede tomarlos.

El tratamiento con propranolol no cura la hipertensión arterial pero ayuda a controlarla y evita complicaciones más graves; probablemente deberá seguir tratamiento con medicamentos durante toda la vida.

El propranolol puede modificar los niveles de glucosa en sangre, por lo que se recomienda un especial control en pacientes diabéticos.

Este medicamento puede causar fatiga y mareos. Se recomienda precaución en la conducción de vehículos y el manejo de maquinaria peligrosa durante el tratamiento.

Este medicamento puede hacerle más sensible al frío, especialmente si presenta problemas circulatorios. Puede disminuir la circulación sanguínea de la cara, dedos y pies.

El propranolol es una sustancia prohibida en el deporte de competición y puede dar positivo en un control de dopaje.

Algunas presentaciones comerciales de propranolol contienen lactosa. Se recomienda especial precaución si padece intolerancia a la leche o a la lactosa.

Si padece alguna enfermedad coronaria, la interrupción del tratamiento con propranolol debe realizarse reduciendo gradualmente la dosis a fin de evitar una reagudización de los síntomas. Consulte a su médico.

Si le van a realizar una intervención quirúrgica o a una prueba diagnóstica con anestesia, informe a su médico que está tomando este medicamento.

En caso de presentar fatiga, sensación de falta de aire tras realizar un leve esfuerzo o disminución de la frecuencia cardiaca por debajo de 60 latidos por minuto, consulte a su médico inmediatamente ya que puede ser necesaria la suspensión del tratamiento.

Este medicamento debe administrarse con especial precaución en caso de presentar alguna de las siguientes enfermedades: acidosis metabólica, enfermedades del corazón, del hígado o del riñón, depresión, diabetes, enfermedad de Raynaud, feocromocitoma, hipertiroidismo o miastenia gravis.

Si los síntomas no mejoran o empeoran visite a su médico.

¿Cuándo no debe utilizarse?

En caso de alergia al propranolol o a los betabloqueantes en general. Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.

En pacientes con bloqueo cardíaco (dificultad en la conducción de las señales nerviosas a través del corazón), baja frecuencia cardiaca o situación de shock por un fallo cardiaco.

En caso de padecer asma u otra enfermedad que curse con espasmos pulmonares

¿Puede afectar a otros medicamentos?

Algunos medicamentos que interaccionan con el propranolol son: ácido ascórbico, antagonistas del calcio (diltiazem, nifedipino, verapamilo), antiácidos (hidróxido de magnesio, aluminio), antiarrítmicos (amiodarona, flecainida, lidocaína), antidiabéticos (clorpropamida, glibenclamida), antiinflamatorios no esteroideos (ácido acetilsalicílico, indometacina), benzodiazepinas (diazepam), bloqueantes neuromusculares (cisatracurio, rocuronio), ergotamina, fenitoína, fenobarbital, cimetidina, nefazodona, fluoxetina, salbutamol, teofilina y simpaticomiméticos de acción directa (epinefrina, fenilefrina).

Informe a su médico o farmacéutico de cualquier otro medicamento que esté tomando.

¿Qué problemas pueden producirse con su empleo?

El propranolol puede alterar los resultados de algunos análisis de sangre y orina, por lo que si le van a realizar un análisis avise que está tomando este medicamento.

Los efectos adversos del propranolol son más frecuentes al inicio del tratamiento y, por lo general, desaparecen después de 1 ó 2 semanas. Los más característicos son: fatiga, mareos, dolor de cabeza, insomnio, depresión y extremidades frías y con hormigueo.

Raramente puede producir otros efectos como alteraciones cardiovasculares, somnolencia, confusión e hipoglucemia, entre otras.

El propranolol también puede producir otros efectos adversos. Consulte a su médico si advierte algo anormal.

¿Puede utilizarse durante el embarazo o la lactancia?

No se han realizado estudios adecuados en mujeres embarazadas. Aunque el propranolol se utiliza durante el embarazo en indicaciones maternas y fetales muy concretas, en general, se aconseja utilizar las menores dosis posibles, no administrarlo durante el primer trimestre de embarazo e interrumpir el tratamiento unos días antes del parto. Consulte a su médico si debe recibir este tratamiento durante el embarazo.

El propranolol pasa a la leche materna y puede suponer un riesgo, aunque pequeño, para el lactante. Por ello, se utilizará durante la lactancia materna con precaución, controlando al lactante y siempre bajo control médico.

¿Necesita receta médica?

Sí.
Las formas de administración parenteral de propranolol sólo pueden obtenerse en el Servicio de Farmacia de un hospital. No están disponibles en las Oficinas de Farmacia.

¿Cómo se conserva?

Mantener el medicamento en un lugar fresco, sin humedad, lejos de fuentes de calor y luz directa.
No dejar al alcance de los niños.

Nombres Comerciales

Sumial®.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Buscador de medicamentos

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso