Plusesmas.com

Rifampicina

La rifampicina es un antibiótico activo frente a un gran número de bacterias. Se recomienda utilizarla en combinación con otros antibióticos ya que de esta manera se dificulta el desarrollo de mecanismos de resistencia a su acción. Este antibiótico muestra también actividad frente a algunos tipos de hongos y de virus, aunque no se emplea en el tratamiento de estos últimos.

Grupo

antibióticos, antibióticos vía sistémica

¿Qué es?

La rifampicina es un antibiótico activo frente a un gran número de bacterias. Se recomienda utilizarla en combinación con otros antibióticos ya que de esta manera se dificulta el desarrollo de mecanismos de resistencia a su acción. Este antibiótico muestra también actividad frente a algunos tipos de hongos y de virus, aunque no se emplea en el tratamiento de estos últimos.

¿Para qué se utiliza?

➤ En el tratamiento de tuberculosis.
➤ En el tratamiento de Brucelosis.Lepra.
➤ Tratamiento preventivo de meningitis por meningococos y por H. influenzae .
➤ Infecciones estafilocócicas.
➤ Erradicación de meningococos en portadores asintomáticos de N. Meningitidis.
➤ Enfermedad del legionario.

¿Cómo se utiliza?

Existen comercializadas formas de administración oral (cápsulas, grageas, comprimidos, suspensiones) y también formas para su administración parenteral (ampollas).La dosis adecuada de rifampicina puede ser distinta para cada paciente y depende en gran medida de la razón por la que se está utilizando. A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas, pero si su médico le ha indicado otra dosis distinta, no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico: Dosis oral usual en adultos: Para el tratamiento de la tuberculosis: De 10 mg/kg cada 24 horas hasta 600 mg cada 24 horas como máximo. La dosis diaria habitual en pacientes de menos de 50 kg es de 450 mg cada 24 horas y en pacientes de 50 kg o más, es de 600 mg cada 24 horas. Deberá administrarse asociado a otros agentes antituberculosos.
Para el tratamiento de la brucelosis: en brucelosis aguda de 600 a 900 mg de rifampicina cada 24 horas (administración por la mañana, en ayunas) junto con 200 mg de doxicilina (administración en la cena), durante 45 días.
Para portadores de meningococos: 600 mg cada 12 horas durante dos días.
Para otras infecciones por gérmenes sensibles: 300 mg cada 12 horas, pudiendo aumentarse en casos graves hasta 450-600 mg cada 12 horas.

Dosis oral usual en niños: Recién nacidos (hasta un mes): 10 mg/kg cada 24 horas.
Niños mayores: de 10 a 20 mg/kg cada 24 horas. Se puede administrar en una o dos veces.
En la quimioprofilaxis de N.Meningitidis se recomienda: 10 mg/kg cada 12 horas durante dos días en niños mayores; y 5 mg/kg cada 12 horas durante dos días en niños menores de 1 mes.

La rifampicina debe administrarse con un vaso lleno de agua y preferentemente con el estómago vacío, es decir, al menos 30 minutos antes de las comidas o 2 horas después.  Si sufre molestias o trastornos digestivos, puede ser aconsejable tomar la rifampicina con algún alimento. En casos en los que el paciente no puede tragar las cápsulas, éstas pueden abrirse y mezclar su contenido con puré de manzana para facilitar su administración. Así mismo, su farmacéutico puede prepararle una forma oral líquida de rifampicina.

¿Qué precauciones deben tenerse?

No debe tomar bebidas alcoholicas durante el tratamiento con rifampicina ya que es muy probable que tengan problemas con su higado y que el antibiótico no realice correctamente su acción.
Si está tomando anticonceptivos orales con estrógenos, el uso de rifampicina puede aumentar la posibilidad de embarazo.
Si ha olvidado tomar la dosis correspondiente, tómela tan pronto como le sea posible; pero si falta poco tiempo para la siguiente toma, no la duplique y continúe tomando el medicamento como se le había indicado.
Es muy importante que tome rifampicina durante el tratamiento prescrito y no suspenda el tratamiento hasta que se lo indique su médico. Los tratamientos antituberculosos son largos, y parte del éxito de éstos, radica en el correcto cumplimento diario.
Si la toma de sus medicamentos no corresponde a la pauta establecida, sino que sigue unos periodos irregulares, pueden aumentar sus efectos adversos, además de no conseguir el efecto terapéutico deseado.
Si los síntomas no mejoran en 2 o 3 semanas, o empeoran, avise a su médico.
La rifampicina puede colorear de rojo la orina, heces, saliva, sudor y lagrimas, sin que ello tenga ninguna transcendencia patológica. También puede colorear las lentes de contacto blandas aunque no las duras; es mejor no utilizar lentes de contacto blandas durante la toma de rifampicina.

¿Cuándo no debe utilizarse?

En caso de alergia a rifampicina o rifampicina, ya que se ha demostrado que existe alergia cruzada entre ambas.
Si siente cualquier tipo de reacción alérgica deje de tomar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico.

¿Puede afectar a otros medicamentos?

Informe a su médico de cualquier otro medicamento que esté tomando.
Algunos de los medicamentos que interaccionan con la rifampicina son: acetaminofen (en tratamientos prolongados o a dosis altas), amiodarona, agentes antitiroideos, andrógenos, carbamacepina, anticonceptivos orales, sales de oro, isoniacida, fenotiacinas, anticoagulantes como la warfarina, ácido valproico, aminofilina, glucósidos cardiotónicos, fluconazol, ketoconazol, itraconazol, teofilina, verapamilo, fenitoina.

¿Qué problemas pueden producirse con su empleo?

Algunos de los efectos nocivos que raramente pueden darse son: alteraciones gastrointestinales (nauseas, vómitos, diarrea, flatulencias o gases en el estómago), alteraciones en el hígado que pueden conllevar un amarilleamiento en la piel y en los ojos, alteraciones genitourinarias, endocrinas, en la piel, en la sangre (anemia), sofocos, dolor de cabeza, mareos, somnolencia, alteraciones respiratorias, en la visón y alteraciones en huesos y músculos.
El tratamiento debe ser suspendido inmediatamente en el caso de que el paciente experimente de forma intensa los síntomas del síndrome de tipo gripal (fiebre, escalofríos, dolor óseo y/o muscular, dolor de cabeza), así como cansancio excesivo, náuseas y/o vómitos intensos, hemorragias, color amarillento de la piel y/o los ojos, y erupciones cutáneas.
Los síntomas que identifican una intoxicación son picor generalizado, náuseas, vómitos, somnolencia y coloración anaranjado de la piel. Acuda inmediatamente al médico para ser tratado.

¿Puede utilizarse durante el embarazo o la lactancia?

No se recomienda el empleo de rifampicina en usos distintos del tratamiento antituberculoso en mujeres embarazadas ya que aunque no hay estudios en humanos, los realizados en animales han demostrado el desarrollo de lesiones en el feto.
La rifampicina se excreta en pequeñas cantidades en la leche materna, pero no se ha informado de la aparición de problemas en los lactantes.

¿Necesita receta médica?

Si

¿Cómo se conserva?

Mantener en lugar fresco, sin humedad, lejos de fuentes de calor y luz directa.
No dejar al alcance de los niños.

Nombres Comerciales

Rifagen®, Rifaldin®, Rimactan®.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Buscador de medicamentos

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso