Plusesmas.com

ENVEJECIMIENTO

¿Las dificultades sensoriales vinculadas a la edad influyen en la memoria?

¿Las dificultades sensoriales vinculadas a la edad influyen en la memoria?

Al envejecer nuestros sentidos, ¿empeora nuestra capacidad de memoria?

El envejecimiento afecta a la vista y al oído. Ver y oír son dos factores esenciales para mantener una capacidad de atención y de concentración óptimas, lo que, a su vez, condiciona la calidad de la codificación de la información en el cerebro. Si se oye o se ve mal, se perciben mal las informaciones y, en consecuencia, se codificarán mal, no se almacenarán en el cerebro y, por tanto, no podrán memorizarse. En otras palabras, nuestra actitud variará si tenemos problemas con la visión o con la audición. En general, se aceptan mejor los problemas de visión, quizás porque nos damos cuenta de ellos enseguida, se corrigen más fácilmente y porque, en general, los consideramos menos atentatorios contra nuestra imagen, aunque hay personas de poco más de cuarenta años que aceptan mal sus primeros síntomas de presbicia.

Sordera y memoria

Más complicada es la audición. El problema de la sordera es que se presenta sin que nos demos cuenta. En un primer estadio puede, incluso, hacernos la vida más fácil porque nos protege de las agresiones auditivas –alarmas, bocinas, frenazos, música estridente...– de un entorno excesivamente ruidoso. El riesgo es que, con el tiempo, puede acabar con la comunicación y conducir al aislamiento o al repliegue de la persona en sí misma, con todas las consecuencias que ello lleva aparejadas: no solo sobre la memoria, sino incluso sobre el gusto por la vida.

Relacionados

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso