Plusesmas.com

PROBLEMAS DE MEMORIA

¿Cómo afecta la vida a la memoria?

¿Cómo afecta la vida a la memoria?

A veces la memoria nos falla. Puede ser porque, a veces, a lo largo de la vida, hay momentos difíciles de sobrellevar, y necesitamos atenuarlos para reanudar el curso de nuestra existencia.

Es normal, y deseable, ir cambiando, pero eso no quiere decir que la transición entre una etapa y otra sea fácil. La vida de cada persona está jalonada de crisis que es preciso superar para construir nuestra personalidad.

El ejemplo clásico es la adolescencia, pero hay más pasos obligados. No tenemos elección: hay que romper con el estadio actual para entrar en otro distinto. Y hablar de ruptura y crisis equivale a hablar de problemas de memoria. Porque cada fase de cambio entraña acontecimientos agradables y desagradables, y tenemos siempre la tentación de borrar de nuestra memoria los recuerdos que no nos gustan. Ahora bien, al hacerlo, corremos el riesgo de borrar al mismo tiempo cosas agradables, de manera que perderemos gran cantidad de información, y la memoria acabará resintiéndose.

Pérdida de memoria

A veces, cuando se ha vivido acontecimientos muy dolorosos y se ha sufrido mucho, se llega al extremo de querer olvidar a la persona que se era en ese momento. Equivaldría a cortar el hilo de la memoria en todo lo relativo a ese sufrimiento pero, inmediatamente, nos sentiríamos incompletos: en la gran muñeca que somos hoy, faltaría una de las pequeñas del interior. Por lo general, tras un problema de memoria, se oculta un conflicto no resuelto o una herida mal cicatrizada. Los médicos lo constatan, por ejemplo, con las personas muy mayores: no es la edad lo que les ha provocado pérdidas de memoria, sino el esfuerzo que han hecho por olvidar uno o varios acontecimientos de su vida. Si se les ayuda, escuchándolas con mucha atención, a aislar el recuerdo doloroso y a hablar de él, no solo recuperarán la memoria, sino también el placer de comunicarse con los demás.

Relacionados

  • ¿Cómo se transmiten nuestros recuerdos por escrito?

    ¿Cómo se transmiten nuestros recuerdos por escrito?

    «Venga, abuela, cuéntanos cosas de cuando tú eras pequeña», nos pide una vocecilla que, a veces, no es más que el eco de nuestros propios deseos de revivir la propia historia: volver a encontrarnos con el niño que fuimos para tomar mejor de la mano al que nos pregunta y ayudarle a construir su futuro. Recibir y transmitir: son las palabras que enlazan a las sucesivas generaciones.

  • ¿Transmitir los recuerdos es un deber?

    ¿Transmitir los recuerdos es un deber?

    Es importante que las generaciones que vienen conozcan la vida de sus antecesores, la historia de su familia. La transmisión oral ha acompañado al ser humano desde el inicio de los tiempos ¿debemos perpetuar la tradición?

  • ¿Es importante transmitir los recuerdos?

    ¿Es importante transmitir los recuerdos?

    «Venga, abuela, cuéntanos cosas de cuando tú eras pequeña», nos pide una vocecilla que, a veces, no es más que el eco de nuestros propios deseos de revivir la propia historia. Recibir y transmitir: son las palabras que enlazan a las sucesivas generaciones.

  • ¿Cómo convivir con los malos recuerdos?

    ¿Cómo convivir con los malos recuerdos?

    Una situación trágica o delicada, en ocasiones, se repite en nuestra memoria sin cesar. Aprende a convivir con los malos recuerdos.

  • Conservar el mejor recuerdo

    Conservar el mejor recuerdo

    Nadie se siente feliz al ver cómo el paso del tiempo y los estragos de la enfermedad dejan su huella en la imagen de alguien a quien se quiere. En esas circunstancias, es fácil ceder a la tentación de tratar de conservar el recuerdo de tiempos mejores.

  • Juegos y ejercicios de memoria

    Juegos y ejercicios de memoria

    Imprime y pon en práctica estos sencillos ejercicios de memoria para mantener en forma tu cerebro.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso