Plusesmas.com

Claves de la buena nutrición de las personas mayores

Claves de la buena nutrición de las personas mayores

Aumento de la ingesta hídrica, alimentos frescos y ligeros y productos lácteos, son algunos de los puntos básicos de una correcta alimentación en la tercera edad.

Las personas mayores deben llevar una dieta sana y equilibrada debido a su estado delicado de salud. Desde Lepant Residencial da las claves sobre cómo debe ser la alimentación en esa etapa de la vida.

Importancia de la hidratación
Los menús de la dieta de una persona mayor deben también realizarse en base a los productos de temporada. Es importante que los platos sean adecuados a cada estación. Además deben beber diariamente 2 litros de agua al día, lo que es muy beneficioso durante la época de calor, para evitar la deshidratación. En este sentido Carmen Esteban responsable higiénico-sanitaria de Lepant Residencial comenta, “y aún es más importante todavía para los ancianos, a los que se debe instar a beber aunque digan que no tienen sed, porque con la edad la sensación de sed es menor, y cuando ésta aparece, ya se ha producido la deshidratación”. Deberían beber unos 8 vasos al día. Si beber agua es una costumbre poco habitual en ellos, pueden tomar frutas como el melón y la sandía, zumos o caldos, que pueden sustituir al agua por su alto contenido en líquidos. Si los ancianos tienen problemas de deglución, se les deberá dar gelatina, que podrán tragar sin problemas y les hidratará igual.

Alimentos frescos, proteínas y lácteos
Durante los meses de verano es básico que en los menús se introduzcan alimentos frescos y ligeros. Zumos, hortalizas como el pepino y el tomate, ensaladas, cremas frías, frutas como el melón y la sandía, son ideales en esta época del año. Por ejemplo, el gazpacho es un plato muy rico en vitaminas y con el que se consigue hidratación. Por supuesto, hay que tener siempre en cuenta el estado de salud, por lo que habrá que planificar un menú diferente si la persona es diabética, hipertensa, o, si necesita perder peso. “En verano hemos de aumentar la ingesta hídrica y reducir el consumo de alimentos altos en grasas, porqué son más difíciles de digerir para los ancianos y son demasiado hiperproteicos, aumentando el calor corporal. Los alimentos ricos en proteínas ayudan a absorber la VITAMINA B12, que en la vejez es difícil de absorber” afirma Esteban.

Por otro lado, las frutas, verduras, hortalizas frescas y frutos secos son antioxidantes, neutralizan los radicales libres para ayudar a frenar el proceso de envejecimiento celular. Las leches fermentadas como el yogur tienen un alto valor nutritivo, son fácilmente digeribles y ayudan a asimilar los nutrientes. Protegen contra la HTA, mejoran la flora intestinal y aumentan la respuesta inmune del anciano.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso