Plusesmas.com

TIROIDES

Pruebas de función tiroidea

Pruebas de función tiroidea

La tiroides es una glándula que produce, almacena y secreta unas hormonas, que son la tetrayodotironina (tiroxina, T4) y la triyodotironina (T3). Éstas se sintetizan en la tiroides a partir de una proteína llamada tiroglobulina por un procesamiento, parte el cual es la introducción de yodo. Se produce fundamentalmente T4 y mucho menos T3.

La tiroides es una glándula que produce, almacena y secreta unas hormonas, que son la tetrayodotironina (tiroxina, T4) y la triyodotironina (T3). Éstas se sintetizan en la tiroides a partir de una proteína llamada tiroglobulina por un procesamiento, parte el cual es la introducción de yodo. Se produce fundamentalmente T4 y mucho menos T3. Estas hormonas circulan en sangre en su mayor parte unidas a proteínas, siendo la principal proteína de transporte la llamada globulina fijadora de T4. Únicamente un 0,03% de la T4 circulante está libre esto es, no unida a proteínas y, en el caso de la T3, circula no unida a proteínas un 0,3% de la hormona total. En otros tejidos periféricos, como es el hígado, la T4 se transforma en más T3 por desyodación enzimática. Los niveles de T4 en plasma se sitúan entre 60 y 150 nmol/L y los de T3 se sitúan entre 1,2 y 2,7 nmol/L.

Las hormonas tiroideas son fundamentales para el metabolismo normal del individuo. Intervienen en el metabolismo de glúcidos, lípidos, proteínas y afectan a órganos tan importantes como el corazón. Por ejemplo, en algunos pacientes con hipotiroidismo se puede observar un incremento de los niveles de colesterol. La hormona libre es realmente la importante porque tiene la actividad biológica, a pesar de su baja proporción. La actividad metabólica es realizada por la T3. En la hipófisis se produce una hormona que es la tirotropina, TSH. La función de esta hormona es regular la producción de T4 y T3 por la glándula tiroides. A su vez, la producción de TSH es regulada por retroalimentación negativa por la T4 libre. La TSH es muy sensible a las variaciones de los niveles circulantes de hormonas tiroideas. Un pequeño aumento de la concentración de T4 libre produce una gran disminución de la concentración de TSH, y viceversa.

Los análisis bioquímicos de la enfermedad tiroidea se han venido realizando con unas pruebas que se conocen como "pruebas de función tiroidea". En primera línea, está el análisis de TSH en plasma, además del análisis de T4 libre y T3 total (ver figura). Los niveles normales de la TSH se sitúan entre 0,37 y 4,7 mUI/L, variando éstos según los laboratorios. Es conveniente realizar los análisis de hormonas tiroideas en ayunas ya que los lípidos pueden alterar la fracción de hormona unida a proteínas. La hora del día para realizar el análisis no tiene importancia, pues la variación de la concentración de las hormonas lo largo del día no tiene significado clínico. Las hormonas tiroideas circulan en sangre fundamentalmente unidas a proteínas y, por tanto, las modificaciones de los niveles de éstas pueden afectar a la concentración total de la T4 y T3, pero no a las hormonas libres. Así, en el embarazo los estrógenos estimulan la síntesis de la globulina fijadora de T4, con lo que los niveles de T4 y T3 total en plasma pueden estar elevados en esta situación fisiológica.

En numerosas enfermedades no tiroideas, como las enfermedades hepáticas o la anorexia nerviosa hay una menor conversión de la T4 en T3, con lo que se observará en estas enfermedades no tiroideas unos niveles disminuidos de T3 total. Algunos medicamentos pueden modificar las concentraciones plasmáticas de hormonas tiroideas. Así, el litio aumenta la concentración de TSH plasmática, mientras que los corticosteroides pueden disminuirla. Algunos antiinflamatorios no esteroideos pueden disminuir la concentración de T4 total. Algunas alteraciones de la glándula tiroidea tienen su origen en una enfermedad autoinmune. En estos casos tiene interés medir los niveles de algunos autoanticuerpos, como son los anticuerpos anti-tiroglobulinas, anti-peroxidasa tiroidea o anti-receptor de TSH. El hipotiroidismo es una deficiencia de la actividad de la glándula tiroidea que causa una disminución de las hormonas tiroideas. Se denomina primario cuando falla la propia glándula tiroidea y se observará en la analítica una elevación notable de la TSH plasmática con unos niveles disminuidos de la T4 libre y T3 total. En una fase temprana, la TSH se eleva antes de que el paciente esté sintomático y cuando los niveles de T4 libre son todavía normales. El hipotiroidismo secundario es debido a una alteración hipofisaria que causa un descenso de TSH y como no es suficiente para estimular la glándula tiroides, entonces disminuyen la T4 y la T3. Una enfermedad congénita es el hipotiroidismo neonatal. Dado que su diagnóstico temprano es esencial para evitar el retraso mental por deficiencia de hormonas tiroideas, en España se realiza el despistaje de esta enfermedad en los recién nacidos. Para ello, se miden los niveles de TSH en la sangre recogida sobre papel de filtro obtenida del talón. Unos niveles elevados de TSH indican una disfunción de la glándula tiroidea en el neonato. El hipertiroidismo es un aumento de la actividad de la glándula tiroidea que causa una elevación de las hormonas tiroideas.

El hipertiroidismo primario debido a una hiperfunción de la glándula tiroidea se caracteriza por una disminución de TSH hasta niveles casi indetectables y una elevación de la T4 libre y T3 total. En las formas subclínicas se pueden observar concentraciones plasmáticas normales de T4 libre y T3 total pero bajas de TSH. En unos pocos pacientes hipertiroideos se pueden observar niveles normales de T4 libre, pero con niveles elevados de T3 total. Las técnicas actuales de medida de la TSH pueden diferenciar niveles bajos de TSH pero dentro de la normalidad (del orden de 0,37 mUI/L) y los niveles muy bajos (menor de 0,05 mUI/L) que se pueden observar en el hipertiroidismo primario. Esto hace menos útil el uso de test dinámicos para estudiar el hipertiroidismo como el test de la TRH. Con menor frecuencia, el hipertiroidismo puede ser debido a una elevada producción de TSH que conduce a niveles elevados de T4 libre.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Relacionados

  • Hipertiroidismo

    Hipertiroidismo

    El hipertiroidismo es el cuadro clínico que se deriva de un aumento de la actividad de la glándula tiroides.

  • Hipotiroidismo

    Es el cuadro clínico que se deriva de una reducida actividad de la glándula tiroides. Las hormonas tiroideas (T4 y T3), cuya síntesis está regulada por la TSH secretada en la hipófisis, tienen como misión fundamental regular las reacciones metabólicas del organismo.

  • Nódulo tiroideo

    Un nódulo tiroideo es un crecimiento focal que tiene lugar en la glándula tiroides, la cual se encuentra localizada en la región anterior del cuello. El tiroides está constituido por células, llamadas tireocitos, que se agrupan formando folículos que contienen en su interior material coloide.

  • Bocio

    Con el término bocio se describe un aumento del tamaño de la glándula tiroides. El tiroides se encuentra localizado en la región cervical anterior por delante de la tráquea.

  • ¿Por qué se producen los linfomas?

    ¿Por qué se producen los linfomas?

    Los linfomas son un grupo de enfermedades producidas por la proliferación neoplásica de células de los tejidos linfoides.

  • ¿Cómo funciona las glándulas suprarrenales?

    ¿Cómo funciona las glándulas suprarrenales?

    Son dos pequeñas formaciones de forma triangular que se encuentran colocadas, como su nombre dice, encima de cada riñón. Su misión consiste en sintetizar y segregar a la sangre una serie de hormonas necesarias para la regulación del metabolismo, de los electrolitos y de la respuesta al estrés.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso