Plusesmas.com

Recordar: evitar el riesgo de caer en la nostalgia

Recordar: evitar el riesgo de caer en la nostalgia

La palabra «nostalgia» se acuñó en el siglo XVII, a partir de las raíces griegas nostos (´regreso´) y algos (‘dolor’), para designar la enfermedad que afectaba a los soldados durante las campañas militares del rey Luis XIV de Francia: echaban tanto de menos su patria que caían enfermos y tenían que ser repatriados a sus hogares.

Cuando se emprende la tarea de transmitir, hay que luchar contra varias tentaciones. La primera, ciertamente, es la de idealizar el pasado: «¡En mi época todo era mejor que hoy!». La nostalgia puede impedir que disfrutemos del presente y convertir el pasado en un monumento intocable, sagrado, congelado, al que no nos atrevamos ni a acercarnos siquiera. Transmitir no consiste en ser el conservador de un museo; es poner nuestra propia piedra en el edificio de la historia y enseñar a nuestros sucesores a seguir construyéndolo.

También existe la tentación opuesta, es decir, la de rechazar el pasado: «Mi vida ha sido sencilla, corriente; y la de mis padres también... No hay nada que contar, nada importante, solo algunas anécdotas...». Ninguna vida es banal, simple o común. Todas son únicas, enriquecidas por una herencia biológica, psicológica y social únicas, insertas en un contexto social y temporal únicos. Si solo se escribieran las biografías o las memorias de los personajes «notables», por así llamarlos, ¡los estantes de las bibliotecas estarían casi vacíos!

Relacionados

  • ¿Cómo mantener los recuerdos en la memoria?

    ¿Cómo mantener los recuerdos en la memoria?

    ¿Qué es lo que tenemos que hacer para consolidar un recuerdo? ¿Toda la información que pasa por nuestra cabeza se queda en ella?

  • ¿Cómo se transmiten nuestros recuerdos por escrito?

    ¿Cómo se transmiten nuestros recuerdos por escrito?

    «Venga, abuela, cuéntanos cosas de cuando tú eras pequeña», nos pide una vocecilla que, a veces, no es más que el eco de nuestros propios deseos de revivir la propia historia: volver a encontrarnos con el niño que fuimos para tomar mejor de la mano al que nos pregunta y ayudarle a construir su futuro. Recibir y transmitir: son las palabras que enlazan a las sucesivas generaciones.

  • ¿De qué forma se pueden presentar los recuerdos?

    ¿De qué forma se pueden presentar los recuerdos?

    «Venga, abuela, cuéntanos cosas de cuando tú eras pequeña», nos pide una vocecilla que, a veces, no es más que el eco de nuestros propios deseos de revivir la propia historia: volver a encontrarnos con el niño que fuimos para tomar mejor de la mano al que nos pregunta y ayudarle a construir su futuro. Recibir y transmitir: son las palabras que enlazan a las sucesivas generaciones.

  • ¿Transmitir los recuerdos es un deber?

    ¿Transmitir los recuerdos es un deber?

    Es importante que las generaciones que vienen conozcan la vida de sus antecesores, la historia de su familia. La transmisión oral ha acompañado al ser humano desde el inicio de los tiempos ¿debemos perpetuar la tradición?

  • ¿Es importante transmitir los recuerdos?

    ¿Es importante transmitir los recuerdos?

    «Venga, abuela, cuéntanos cosas de cuando tú eras pequeña», nos pide una vocecilla que, a veces, no es más que el eco de nuestros propios deseos de revivir la propia historia. Recibir y transmitir: son las palabras que enlazan a las sucesivas generaciones.

  • ¿Cómo convivir con los malos recuerdos?

    ¿Cómo convivir con los malos recuerdos?

    Una situación trágica o delicada, en ocasiones, se repite en nuestra memoria sin cesar. Aprende a convivir con los malos recuerdos.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso