Plusesmas.com

Amigdalectomía. Adenoidectomía

La amigdalectomía y la adenoidectomía son los procedimientos quirúrgicos más frecuentemente realizados a nivel faríngeo en la Otorrinolaringología.

Dr. Francisco Javier Cervera Paz
Especialista en Otorrinolaringología Colaborador Clínico
Departamento de Otorrinolaringología
CLINICA UNIVERSIDAD DE NAVARRA

¿Qué es?

La amigdalectomía y la adenoidectomía son los procedimientos quirúrgicos más frecuentemente realizados a nivel faríngeo en la Otorrinolaringología. El fin de esta cirugía es la extirpación de las amígdalas palatinas y faríngea (las anginas y las vegetaciones, en lenguaje de la calle), que son las principales áreas involucradas en la patología infecciosa y obstructiva faríngea, y que son propias de la edad infantil, aunque no exclusivas.  Los problemas que pueden generar las amígdalas y vegetaciones suelen ser detectados por los pediatras, quienes suelen remitir a los niños a los otorrinolaringólogos.

¿Cuándo está indicada?

La extirpación de las amígdalas o amigdalectomía es aconsejable cuando los episodios de amigdalitis son tan frecuentes o graves que llegan a afectar a la salud general del niño,  a interferir en sus actividades cotidianas. Por ejemplo, hay niños que tienen convulsiones febriles, o abscesos periamigdalinos repetidos, o en los que las amígdalas y vegetaciones son tan grandes que les dificultan de forma importante la respiración o la deglución, causándoles trastornos del crecimiento o del sueño. Algunos médicos opinan que esta intervención quirúrgica se realiza con mayor frecuencia de lo necesario, de ahí que resulte aconsejable contar con una segunda opinión en el caso de que haya dudas sobre su conveniencia. Con frecuencia, en la misma intervención para extirpar las amígdalas se procede a la resección del tejido adenoideo o vegetaciones, ya que los niños suelen tener problemas en ambas áreas.  Si las vegetaciones sufren infecciones repetidas o son tan grandes que obstruyen la parte posterior de las fosas nasales o dificultan la ventilación de los oídos, pueden extirparse para evitar  las consecuencias de estas infecciones o de la obstrucción.

¿Cómo se realiza?

Por lo general, tanto la amigdalectomía como la adenoidectomía son cirugías de corta estancia hospitalaria, la mayor parte de las veces requieren de un día de ingreso. La técnica quirúrgica utilizada para extirpar las amígdalas y las vegetaciones se realiza a través de la boca, casi siempre bajo anestesia general.

¿Qué problemas pueden aparecer?

Durante los días siguientes a la operación de amígdalas cabe esperar que el paciente sienta dolor en la garganta y también en los oídos, que suele responder bien a los analgésicos y antiinflamatorios. La operación de vegetaciones no suele ser dolorosa y los pacientes suelen presentar congestión y mucosidad nasal abundante. La  recuperación completa de ambas operaciones, ya en el domicilio, ronda los 10 días.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso