Plusesmas.com

¿Cómo se realiza la colecistectomía?

La intervención quirúrgica consistente en la extracción de la vesícula biliar se denomina colecistectomía y es el método más común para tratar distintas patologías de este órgano.

CONTENIDO AUDIOVISUAL
➤ Vídeo: Así se extirpa la vesícula biliar
➤ Vídeo: ¿Por qué se forman los cálculos en la vesícula?

¿Qué es?

La intervención quirúrgica consistente en la extracción de la vesícula biliar se denomina colecistectomía y es el método más común para tratar distintas patologías de este órgano. La operación está indicada para pacientes cuya vesícula padezca una serie de enfermedades como cálculos biliares (también llamados colelitiasis); inflamación por infección (también llamada colecistitis); dolor abdominal intenso debido a un cólico de vesícula; o asociada a otros procedimientos. La intervención resuelve los síntomas típicos del cólico biliar en el 95% de los pacientes.

¿Cómo es la intervención?

Actualmente, en la mayor parte de las cirugías de la vesícula biliar se utilizan técnicas laparoscópicas, basadas en introducir en el abdomen, a través de 3 ó 4 pequeños orificios, un instrumental de tamaño reducido y una cámara. Por lo general, se opta por la colecistectomía laparoscópica cuando se prevé una cirugía sencilla. Una vez localizada la vesícula biliar, se cortan los vasos que la irrigan y el conducto cístico para, posteriormente, extirpar la vesícula a través del instrumental laparoscópico. Excepcionalmente, si la vesícula biliar está muy inflamada, infectada o alberga cálculos grandes, es recomendable acceder por el abdomen mediante una colecistectomía abierta. Para ello, se realiza una pequeña incisión debajo de las costillas, en la parte derecha del abdomen. Tras separar el hígado para exponer la vesícula biliar, se cortan los vasos y el conducto que están conectados a este órgano para extirparlo. Con el fin de descartar obstrucciones o cálculos, es preciso examinar tras la resección el conducto biliar común que drena el flujo digestivo o bilis desde el hígado hasta el intestino delgado. Habitualmente, si ha existido inflamación o infección, se deja un pequeño tubo plano de drenaje durante algunos días posteriores a la operación, para facilitar la salida de fluidos al exterior. La intervención se lleva a cabo con anestesia general y suele durar alrededor de una hora.

¿Cómo es la recuperación?

La mayoría de los pacientes que se someten a una colecistectomía laparoscópica regresa a su casa el mismo día de la operación o el siguiente y puede reanudar de inmediato su dieta y actividades cotidianas. En el caso de la colecistectomía abierta, los pacientes requieren entre 5 y 7 días de hospitalización postoperatoria y no pueden empezar a seguir su dieta normal hasta una semana después. Para incorporarse a sus actividades habituales han de esperar entre 4 y 6 semanas.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso