Plusesmas.com

Síntomas de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ALS)

Cargando...

Todos los movimientos voluntarios del cuerpo están controlados por el cerebro. Las células nerviosas del cerebro, denominadas neuronas motoras superiores, inician el movimiento a través de la liberación de señales químicas denominadas neurotransmisores. La señal pasa de las neuronas motoras superiores a las neuronas motoras inferiores de la columna.

Las fibras nerviosas que se ramifican desde la columna, denominadas axones, se extienden a los músculos. El punto donde los axones y las fibras del músculo se unen se denomina unión neuromuscular. Cuando la señal alcanza la unión neuromuscular, hace que el músculo se contraiga, y la consecuencia es un movimiento muscular voluntario.

La esclerosis lateral amiotrófica (ALS), a menudo denominada enfermedad de Lou Gehrig, es un trastorno degenerativo de las neuronas motoras superiores e inferiores. A medida que la cantidad de neuronas afectadas aumenta, éstas no pueden enviar las señales para mover los músculos. Esto causa la pérdida del movimiento muscular voluntario y la coordinación. Con el tiempo, causa el debilitamiento de los músculos y espasticidad. Los pacientes no pueden realizar las actividades de rutina, como caminar y levantarse de la silla. Con el tiempo, provoca parálisis y altera la capacidad de tragar, hablar y respirar.

Desafortunadamente, la ALS no se cura. Generalmente, a los 3 o 5 años del diagnóstico, la esclerosis lateral amiotrófica ocasiona la muerte.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso