Plusesmas.com

El efecto de ortesis y collarines

Cargando...

La espina dorsal es una columna conformada por huesos, discos, tejido conectivo y músculos, diseñados para brindar soporte a la cabeza y al cuello y, al mismo tiempo, proporcionar protección a la médula espinal y movilidad al torso.

Con el tiempo, la columna está sujeta a esfuerzo y lesiones menores, que pueden derivar en cambios degenerativos y posible dolor crónico. Además, el dolor puede deberse a un esfuerzo mecánico, o a la compresión o irritación de las raíces de los nervios raquídeos. La ortesis para columna es un método efectivo y no invasivo, para aliviar el dolor y facilitar la cura.

Los collarines, como el collar cervical, dan soporte, mantienen el alineamiento y limitan el movimiento. El inmovilizador esterno-occipito-mandibular, u ortesis SOMI, sostiene el cuello derecho, impide el movimiento de la cabeza y permite que los tejidos dañados se reparen.

La ortesis lumbar generalmente se receta para el dolor de la región inferior de la espalda y la inestabilidad de la columna. Un corsé lumbar es un tipo de ortesis que comprime el abdomen, reduce la presión en la columna vertebral y alivia el dolor. A veces, es necesaria una ortesis más rígida para corregir el dolor, reducir la posibilidad de agravar la lesión y compensar los músculos debilitados: todo al mismo tiempo que se repara el daño.

Independientemente del tipo de ortesis que se recomiende, el objetivo del tratamiento con ortesis es dar soporte y promover la cura de la zona lesionada.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso