Plusesmas.com

Salud - Diccionario - Plusesmas.com (Página 29)

Artrosis

La sobrecarga por actividades laborales y deportivas, la obesidad y la edad son los principales factores de riesgo para la Artrosis. ¿Qué es la artrosis? Más propia de la edad avanzada, la artrosis aparece cuando el uso prolongado de las articulaciones ha desgastado el cartílago, una “funda” de tejido firme, pero elástico, que protege el contacto entre los huesos y permite que el movimiento sea suave. En ausencia de esa protección, los huesos pierden capacidad de amortiguación, lo que ocasiona dolor, además de mermar la movilidad. Pero el deterioro del cartílago también puede aparecer precozmente si se someten las articulaciones a una carga excesiva (obesidad, levantar pesos), o por traumas o esfuerzos con impactos repetidos, como saltar o correr. De hecho, la artrosis es la primera causa de abandono de la actividad deportiva. El dolor, síntoma principal de la artrosis. Se calcula que 7 millones de españoles padecen artrosis. Suele aparecer hacia los 50 años y la incidencia aumenta con la edad. Más frecuente en las mujeres, afecta sobre todo a las manos, rodillas, caderas y columna, y tiene un curso variable pero a menudo progresivo. El síntoma principal es el dolor al utilizar la articulación dañada -- que aumenta a medida que avanza el día--, la rigidez de esa articulación, la limitación de movimientos, los crujidos al moverla... Los primeros cambios se producen sin que el paciente note ningún síntoma, ya que el cartílago en sí no tiene capacidad para producir dolor. En esta fase, todavía puede recuperarse y la enfermedad es potencialmente reversible. La obesidad empeora el pronóstico de artrosis. Son factores de riesgo de artrosis los traumas (golpes, fracturas, accidentes de automóvil...), la sobrecarga por determinadas actividades laborales o deportivas y, sobre todo , la obesidad. Según los reumatólogos, la obesidad no sólo favorece la aparición de artrosis, sino que empeora su pronóstico. Tratamiento. Medidas no farmacológicas, como rehabilitación, reducir la carga que soportan las articulaciones (incluida la obesidad) y/o ejercicios para fortalecer la musculatura mejoran los síntomas de artrosis. Acupuntura, acupresión, hidroterapia y masajes también son de utilidad. El objetivo del tratamiento farmacológico es controlar los síntomas, es decir el dolor, que la articulación siga funcionando, y reducir al máximo la progresión de la enfermedad. Enlaces de interés sobre la Artrosis Sociedad Española de Reumatología: www.ser.es Liga Reumatológica Catalana: www.lligareumatologica.org Liga Reumatológica Andaluza: www.ligareumatologicaandaluza.org Unidad de Reumatología del hospital Vall d´Hebrón: www.reumatologiahvh.org Portal especializado en artrosis: www.artroweb.com Leer +

Artritis reumatoide

¿Qué es la artritis reumatoide? Es una enfermedad crónica inflamatoria que produce hinchazón, rigidez y dolor en las articulaciones. Esta inflamación permanente y no controlada puede acabar dañando los huesos, ligamentos y tendones que hay alrededor de la zona afectada, acelerando la destrucción de las articulaciones y produciendo un daño irreparable. Si no se trata, el proceso llega a producir deformidad y pérdida de capacidad para llevar a cabo actividades cotidianas. Los síntomas de la artritis reumatoide incluyen rubor, hinchazón, fatiga, dolor y limitación del movimiento en las articulaciones de las manos, pies, codos, rodillas y cuello. En los casos más graves también pueden resultar afectados los ojos, pulmones e incluso los vasos sanguíneos, lo que aumenta el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular y de fallecer por esa causa. Inflamación generalizada. Todas las personas, independientemente de la edad o sexo, pueden padecer esta enfermedad, aunque la incidencia es mayor en mujeres, con una proporción de 3 a 1, entre los 30 y los 50 años. Aparece también en los niños. El clima no afecta a la enfermedad y existe en todos los países. En España son más de 200.000 personas las que la sufren. La artritis reumatoide se suele dar de forma simétrica, es decir, afecta por igual a las articulaciones de ambas partes del cuerpo. También afecta a otras zonas del organismo, como la piel (son característicos los nódulos reumatoides, abultamientos duros que aparecen en zonas de roce, como los codos, el dorso de los dedos de las manos y los pies, la parte posterior de la cabeza, la zona del talón…) También puede originar inflamación y atrofia de las glándulas que fabrican las lágrimas, la saliva, los jugos digestivos o el flujo vaginal (Síndrome de Sjögren). Nuevos tratamientos. En el momento actual no existe un tratamiento curativo, pero sí es posible controlar la inflamación y el daño articular. Los fármacos biológicos (fármacos anti TNFs) pueden detener la enfermedad –no curar-, por eso es importante, como insisten los reumatólogos, en diagnosticarla con los primeros síntomas, para frenar su desarrollo y evitar la discapacidad. Enlaces de interés Sociedad Española de Reumatología: www.ser.es Coordinadora Nacional de Artritis: www.conartritis.org Liga Reumatológica Catalana: www.lligareumatologica.org Arthritis Foundation: www.arthritis.org Día Mundial de la Artritis:www.worldarthritisday.org Leer +

29

Página: 29 / 29 (254 Elementos)