Plusesmas.com

Señorita, Enrique Montoya

Lleva ya casi un siglo
con un nombre en la boca,
y jamás lo pronuncia
delante de la gente.

Es el nombre de un hombre
que bordó como loca
en sábanas de hilo,
desesperadamente.

Cuando llega la noche
su pesar desemboca
en canción sin palabras,
amarilla y doliente.

Y en el mar del espejo
su sonrisa retoca
por si acaso aquel hombre
volviera de repente.

Señorita
la llaman el juez y el escribano,
que conocen sus años
y su pena infinita.

Señorita
el muchacho, el niño y el anciano,
cuando vuelve del rezo
o sale de visita.

Y al mirar sin anillo
la nieve de su mano,
el pueblo soberano
la llama señorita,
señorita, señorita, señorita.

Señorita
le dice la gente maliciosa,
al notar su pintura,
apagada y marchita.

Señorita, el cartero
al verla ruborosa
preguntar por la carta
que tanto necesita.

Y ella misma al mirarse
tan sola y ojerosa,
con rabia dolorosa,
se llama señorita,
señorita, señorita, señorita.

Relacionados

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso