Plusesmas.com

Radio, tv y cine

Mariano Medina, 'El hombre del tiempo'

lunes, 11 de agosto de 2014

Mariano Medina, 'El hombre del tiempo'

No necesitaba artilugios especiales, ni cromas, ni pantallas digitales, ni efectos visuales, ni nada que se le pareciera. Con una simple pizarra, un sencillo mapa dibujado en ella y una diminuta tiza tenía suficiente para explicarnos a todos los españoles si mañana debíamos salir a la calla en manga corta, con un jersey de lana o ataviados con un chubasquero.

Pues ese era Mariano Medina, “el hombre del tiempo”; en realidad el único que conocíamos, una persona de aspecto afable y bonachón, que durante casi treinta años se coló en nuestras casas a través de TVE para decirnos qué tiempo iba a hacer, y a quien, de alguna manera, decidimos adoptar como a uno más de la familia. Y es que su presencia resultaba tan cotidiana, que si alguien se lo encontraba en el ascensor o en el portal de casa, seguro que le saludaba como si tal cosa, como si lo conociera de toda la vida.

Doctor en ciencias físico-químicas, aunque no lo pareciera o más bien pensáramos que era simplemente como el vecino de al lado que se había metido a pronosticador del tiempo, y miembro del entonces Cuerpo Facultativo de Meteorólogos (hoy Cuerpo Superior de Meteorólogos del Estado, que suena más rimbombante), Mariano Medina logró meterse a los españoles en el bolsillo, primero a través de la radio, en concreto como “hombre del tiempo” en el popular programa Cabalgata de fin de semana de la Cadena SER y, a partir de 1956, con su presencia en TVE, donde diariamente pudimos verlo hasta su retirada en 1985.

Pues, durante todos esos años, siempre nos creímos lo que nos decía o, mejor dicho, lo que nos pronosticaba. Y no necesitaba explicarnos mucho lo de las isobaras, lo de las altas y las bajas presiones, ni lo de las marejadas y las marejadillas. Simplemente nos contaba lo que queríamos saber; o sea, si en el norte iba a hacer un frío de pelar, si en el Levante iba a llover a cántaros o si en el sur era mejor quedarse a buen recaudo en casa con un botijo y un abanico a mano.

Ese era Marino Medina, “el hombre del tiempo”, el único que conocíamos y, posiblemente, el único de cuyo nombre muchos siguen acordándose todavía.

[José Molina]

Categorías

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso