Plusesmas.com

Costumbres

¿Negros, morenos o bronceados?

miércoles, 3 de septiembre de 2014

¿Negros, morenos o bronceados?

Hasta los años 60, al menos en nuestro país, no parece que hubiera un gran interés por tomar el sol para ponerse morenos o morenas. Incluso daba la impresión de que se prefería, más bien, tener una piel blanca y transparente, lo que era signo de limpieza y compostura.

A partir de esa década, no obstante, poco a poco empezó a ponerse de moda lo que coger un poco de color, por decirlo de alguna manera, porque de lo que aún no se hablaba ni por asomo era de los protectores solares. Conclusión, para que el sol empezara a hacer sus efectos en nuestra piel, fuimos directamente de cabeza a aquellos productos que pensábamos que más “negros” nos podían dejar.

Así, al aceite de bebé pronto se le unió, a principios de los 60, la manteca de cacao, que era más hidratante y cremosa, y hasta los había atrevidos que se untaban todo el cuerpo con un aceite bastante viscoso, de cuyo nombre no quiero acordarme, que más que broncear lo que hacía era achicharrar el cuerpo. Si a eso se unía lo de permanecer largas horas tendidos o tendidas bajo el sol, el resultado era de pura lógica: piel chamuscada o rojo cangrejo de difícil definición.

Aunque esta moda “chicharrera” se mantuvo durante largo tiempo, al menos a finales de los 60 empezamos a enterarnos de que existían algunos bronceadores que algo también nos protegían. Entre ellos, los que más éxito tuvieron fueron los de la marca Nivea (tanto el aceite como la crema solar), con los que hasta te regalaban un balón de playa, y, por supuesto, el bronceador Coppertone, cuya imagen publicitaria tanta gracia nos hacía.

En fin, era lo que había. Tampoco nos explicaban con detalle la diferencia que había entre quemarse y broncearse, y las nefastas consecuencias que tenía tomar demasiado el sol sin una crema protectora. Bastante hicimos con no acabar todos medio carbonizados.

[José Molina]

Categorías

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso