Plusesmas.com. La web que te ayuda a reinventar la vida
Búsqueda personalizada
Jueves, 23 de Octubre de 2014 Santos Servando y Germán, mártires
Plusesmas > Ocio en casa > Jardinería - Plantas de interior > Todo sobre la flor de Pascua >
Compartir
Todo sobre la flor de Pascua Jardinería

Todo sobre la flor de Pascua

Vestida de rojo y verde para participar de las fiestas, la poinsettia ha dejado de ser una planta exótica para convertirse en emblema universal de la Navidad.

En los jardines de Acapulco, Madeira o Canarias, esta planta, originaria del oeste de México, es un espectacular arbusto de dos o tres metros de altura. Allí la descubrió Joel Poinsette, primer embajador de Estados Unidos en tierra azteca, y quedó tan entusiasmado que de vuelta a su país en 1833 se llevó algunos ejemplares. Por eso, aunque los botánicos la han clasificado como Euphorbia pulcherrima, la especie se conoce también como poinsettia. El nombre de flor de Pascua se generalizó en los años 80, cuando empezó a popularizarse como planta de interior convirtiéndose en la estrella indiscutible de las fiestas navideñas.

¿Hojas rojas o flores?

Igual que ocurre con la buganvilla o las hortensias, las verdaderas flores de la poinsettia, color crema y diminutas, son de lo más insignificante. Por eso la naturaleza las ha rodeado de una corona de brácteas rojas, muy llamativas, capaces de atraer a los insectos polinizadores. Estas brácteas, que son hojas modificadas, constituyen una estrategia de supervivencia sencilla pero eficaz.

Una buena elección

Las poinsettias se cultivan en invernadero en condiciones especiales de luz, temperatura y humedad para que florezcan durante la época navideña, cuando se venden millones de ejemplares en todo el mundo. En el momento de la compra, conviene comprobar que la planta se encuentra bien enraizada en el compost, que las hojas están enteras, tersas y ninguna rama partida. Hay que procurar también que las flores se encuentren todavía cerradas, así las brácteas durarán más. Respecto al tamaño, solo debe preocuparnos que se adapte al espacio donde vayamos a colocarla. De momento es preferible no trasplantarla.

Para que vuelva a florecer

En casa cuesta más conseguirlo, pero vale la pena intentarlo. Hay que esperar a que la planta pierda todas las hojas. Entonces se podan los tallos a unos 10 cm de altura y se trasplanta a una maceta ligeramente mayor, que se traslada a un lugar sombrío y resguardado. Hasta principios de mayo, se riega solo esporádicamente. Después se vuelve a regar y abonar con regularidad; enseguida aparecerán nuevos brotes de los que conviene conservar solo los más vigorosos. La fase más complicada comienza a fines de septiembre, cuando hay que tener un control estricto de la luz que recibe. Y es que para que se formen las brácteas, la planta debe permanecer a oscuras 14 horas al día, durante unos dos meses. En casa, la forma más fácil de conseguirlo es cubriéndola con un plástico negro.

6 consejos básicos

La poinsettia no es una planta difícil. Para mantenerla en buena forma te recomendamos:

1 Colocarla en un lugar donde reciba la mayor cantidad posible de luz natural, pero sin que le dé el sol; por ejemplo, cerca de una ventana protegida por un visillo.
2 Evitar también las corrientes de aire y los cambios bruscos de temperatura. Lo ideal es entre 18 y 21 grados centígrados durante el día y nunca menos de 12 por las noches.
3 Regarla a fondo, pero solo cuando la tierra esté casi seca. La frecuencia dependerá, como es lógico, del calor de la habitación.
4 Rociar las hojas verdes a diario con agua a temperatura ambiente, procurando no mojar las brácteas.
5 Abonar cada 15 días con un fertilizante líquido añadido al agua de riego.
6 La savia de esta planta, como la de todas las euforbiáceas, es un látex blanco que al contacto con la piel y los ojos puede causar irritaciones graves, por eso hay que manipularla con cuidado, tocarla lo menos posible y luego lavarse las manos.

Trucos y consejos para una Navidad en colores

Azalea. Es otra planta típica de estas fechas porque ¿quién puede resistirse ante su espléndido despliegue de flores? Dentro de casa su gran enemigo es la calefacción, ya que necesitan un ambiente húmedo. Para que duren, hay que rociarlas a diario con agua a temperatura ambiente y procurar que la tierra nunca se seque. Si el agua del grifo contiene cal, mejor hacerlo con agua mineral o de lluvia.
Brezo. La ventaja de esta otra planta de temporada es que, si nos olvidamos de regarla, no pasa nada. Sus flores siguen siendo atractivas cuando se secan. Y un pequeño truco para que no se caigan: rociarlas con laca para el cabello.

Orquídea. Es la planta de moda, especialmente las Phalaenopsis, con sus largos tallos cargados de flores. Necesitan luz, calor y humedad. Duran mucho tiempo y dentro de casa florecerán sin problema una temporada tras otra. La condición imprescindible es que, cuando las flores se marchiten, no cortemos el tallo.

Amaryllis. Cultivar esta espectacular planta dentro de casa es muy fácil. Se trata de un bulbo grande, del tamaño de una cebolla, que hay que plantar en una maceta no mucho mayor enterrando solo la mitad inferior. Se riega cada 4 ó 5 días para que la tierra esté siempre húmeda. Al cabo de unos 15 días empezará a brotar el primer tallo y unos días más tarde el segundo. Cuando las flores se marchitan, se continúa regando hasta que las hojas se secan.


Pilar Gómez-Centurión

¿Quieres saber cómo elegir una Flor de Pascua? Lee este artículo

Publicar en: Publicar artículo en Meneame Publicar artículo en Delicious Publicar artículo en Fresqui Publicar artículo en MySpace Publicar artículo en Facebook Publicar artículo en Twitter Publicar artículo en Live Space Publicar artículo en Google Booksmarks Publicar artículo en Technorati Publicar artículo en Blinklist Publicar artículo en MSN Reporter
 



Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x