Plusesmas.com

Blog de Dolors Colom Masfret. Plusesmas.com

Directora Científica del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario. Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Profesora asociada del Grado de Trabajo Social. Universidad de Barcelona (UB). Directora de la revista Agathos, atención sociosanitaria y bienestar.

La definición de salud de la OMS, un naufragio en la ignorancia de los políticos

jueves, 24 de octubre de 2013

A 23 de octubre de 2013
La ignorancia de las personas se subsana con el estudio, con la formación. Ahora bien, cuando esta ignorancia pertenece a los políticos, los riesgos se multiplican exponencialmente. ¿Por qué? Porque son los políticos los que toman las decisiones, adecuadas a veces, pero inadecuadas otras. Y en uno y otro caso, los primeros beneficiarios, o los primeros perjudicados somos las personas casi siempre, a la hora de la verdad, sujetos obligados más que pasivos.

La mayoría de los mortales nos encontramos cada dos por tres ante nuevas realidades indeseables, consecuencia de una mala toma de decisiones políticas. Decisiones tomadas precipitadamente, decisiones tomadas para un electorado, decisiones tomadas reactivamente, decisiones tomadas al tuntún. La ignorancia en los políticos, casi siempre es más peligrosa que en cualquiera de nosotros entre otras razones porque el poder lo ostentan ellos. Lo señaló Plutarco en «Consejos a los políticos para gobernar bien», publicado por Siruela en 2009.

La ignorancia en los políticos que gobiernan, está condenada a existir y a crecer, muy a pesar de ella y muy a pesar de los ciudadanos, los primeros damnificados. Alguien pensará, «bien, pero por algo están los asesores de los políticos». ¡Ah! Esto sería en las condiciones deseables, pero los asesores, suelen disfrutar del mismo saber que su amigo político y aliarse con él. Así que enseguida el pescado queda servido. El asesor de un político… este otro capítulo, aquí no cabe.

Señalo a los políticos, sabiendo que algún lector o lectora pueda pensar. «Otra vez con los políticos, como si no hubiera más protagonistas». Ciertamente, somos muchos los que tenemos parte de la responsabilidad de crear caminos de reparación, de crecimiento, pero los que toman las decisiones, son los políticos, no importa el partido, siempre es lo mismo. Sin embargo, cuando hablamos de la salud, entramos en un territorio del que nadie, puede sentirse fuera y de la misma manera que la buena salud de las personas de una comunidad, es fuente de riqueza, es fuente de bienestar en general, la mala salud, es fuente de pobreza, de malestar, también en general.

«La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades». La cita cuenta con sus detractores y admite muchos matices, pero pone sobre la mesa que significa la salud para una región, un país, el mundo. El texto se encuentra en el Preámbulo de la Constitución de la Organización Mundial de la Salud, adoptada por la Conferencia Sanitaria Internacional, celebrada en Nueva York del 19 de junio al 22 de julio de 1946, fechas en la que la formaron los representantes de 61 Estados (Official Records of the World Health Organization, Nº 2, p. 100). La definición entró en vigor el 7 de abril de 1948, y como señala la web de la OMS «La definición no ha sido modificada desde entonces». Ello no la convierte en antigua.

Preste atención a las veces que los políticos hablan de salud, pero antes cárguese de paciencia. Les escuchará hablar de recortes, de copagos, de reducir servicios, de reducir personal pero no de salud, porque a tenor de lo que subraya la definición del máximo organismo mundial, la OMS, no pueden. Por suerte, los profesionales de la salud lo somos para siempre, mientras los políticos a pesar de poder sembrar malestar en materia de salud, no, por suerte, siempre están de paso, sin más.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso