Plusesmas.com. La web que te ayuda a reinventar la vida
Búsqueda personalizada
Lunes, 01 de Septiembre de 2014 Santos Vicente y Leto, mártires
Plusesmas > Ocio en casa > Bricolaje - Manualidades > Ideas navideñas para decorar tu mesa >
Compartir
Ideas navideñas para decorar tu mesa Bricolaje

Ideas navideñas para decorar tu mesa

Limones dorados, fulgurantes granadas, perfumados membrillos de terciopelo, el otoño generoso en frutos y colores nos brinda el esplendor y la nobleza de sus materias primas para engalanar las fiestas navideñas.

Dicen que no hay espectáculo más hermoso que una puesta de sol, ni hallazgo científico comparable a ese milagro cotidiano que es cada nuevo amanecer. Y es que, cuanto más nos rendimos a la tecnología, mayor prestigio adquiere la Naturaleza. En ella nos hemos inspirado
a la hora de decorar la casa de cara a las fiestas navideñas. Este año nada de purpurina, espumillón, ni hombrecillos de rojo. Este año hemos ensayado una vuelta a los orígenes, recurriendo a los frutos típicos de estos meses con los que se adornaron las primeras guirnaldas y árboles de Navidad. Con toda la sobriedad de los bodegones clásicos, uvas, avellanas, granadas, o membrillos, ponen a nuestra disposición todos los matices de la admirable gama cromática del otoño, que se viste una vez más con los colores del fuego. Una idea que intenta recrear la belleza natural de un producto tan familiar y accesible como la fruta, resaltando su forma, textura y color. Tres versiones sencillas, baratas y fáciles de realizar para adornar la mesa del comedor o cualquier rincón de la casa.

Minimalista

Los frutos secos: almendras, nueces, piñones, o, en este caso, avellanas, son la base de los dulces navideños: turrones, mazapanes, pasteles de gloria...

Para este centro solo hace falta un florero de cristal transparente, unas hojas de cerezo porque en esta época adquieren una tonalidad ocre muy atractiva, avellanas y tres velas de color verde agua. Primero se colocan las hojas; a continuación, una capa de avellanas que las sujeta; luego, las velas y, por último, el resto de las avellanas.

Simbolista

Convertidas en vino o en cava, las uvas son la materia prima indispensable para cualquier celebración. Sin ellas las fiestas no serían lo mismo, sobre todo las campanadas de Fin de Año.

El centro está realizado en un pequeño frutero de rafia natural sobre el que se han colocado unas hojas de parra que sobresalen por los bordes, y tres clases de uva: uva negra y moscatel italiano, de fruto más grande y, sobre ellos, algunos racimos de moscatel español, de fruto más pequeño y maduro.

Colorista

Un homenaje al otoño, representado en los frutos de temporada que mejor reproducen su gama de colores: pera, manzana, chirimoya del Jerte, limón, granada, membrillo, mandarina, castañas, madroños y guindillas.

Están colocados en un recipiente de asta natural (también podría ser un cesto), cubierto con un moaré de seda rayada con hilos dorados. La riqueza de la tela (que podría ser también gasa o terciopelo) realza la extrema sencillez de los demás elementos y es, junto con el color, la base de la composición.


Pilar Gómez-Centurión

Publicar en: Publicar artículo en Meneame Publicar artículo en Delicious Publicar artículo en Fresqui Publicar artículo en MySpace Publicar artículo en Facebook Publicar artículo en Twitter Publicar artículo en Live Space Publicar artículo en Google Booksmarks Publicar artículo en Technorati Publicar artículo en Blinklist Publicar artículo en MSN Reporter
 



Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x