Plusesmas.com
PortadaArtículosSaludMedicamentos

Imipramina

La imipramina es un medicamento capaz de elevar las concentraciones de noradrenalina y serotonina a nivel cerebral.

Grupo

antidepresivos, antidepresivos tricíclicos.

¿Qué es?

La imipramina es un medicamento capaz de elevar las concentraciones de noradrenalina y serotonina a nivel cerebral. Las personas que padecen depresión u otros trastornos nerviosos presentan una disminución de determinadas sustancias como la noradrenalina y la serotonina en las células nerviosas del cerebro.
La imipramina al aumentar los niveles de noradrenalina y serotonina, alivia los síntomas de la depresión y de otros trastornos nerviosos. Además, provoca como efecto adverso retención urinaria, por lo que también se emplea para tratar la micción involuntaria por la noche en los niños.

¿Para qué se utiliza?

➤ Depresión.
➤ Crisis de angustia.
➤ Terrores nocturnos.
➤ Enuresis nocturna (micción involuntaria por la noche en los niños).
➤ Síndrome doloroso crónico.

¿Cómo se utiliza?

En España existen comercializadas formas de administración orales (grageas y cápsulas).

La dosis adecuada de imipramina puede ser diferente para cada paciente. Ésta depende de la edad, de la patología que se desea tratar, de la gravedad de la misma, de la situación del paciente (funcionamiento del hígado y del riñón) y de la respuesta que obtenga con el medicamento. A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas. Pero si su médico le ha indicado otra dosis distinta no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico.

Dosis oral en adultos: Inicialmente 25 mg cada 8 horas. Posteriormente, podrá aumentarse la dosis progresivamente en función de la respuesta obtenida hasta un máximo de 200 mg al día.

Dosis oral en ancianos: Inicialmente 10 mg cada 8 horas, pudiéndose aumentar gradualmente hasta un máximo de 50 mg al día.

Dosis oral en niños mayores de 5 años: Inicialmente de 10 a 20 mg cada 24 horas, pudiéndose aumentar en caso necesario hasta un máximo de 50 mg (niños de 5 a 8 años) o de 75 mg (niños mayores de 12 años).

No se recomienda el uso de imipramina en niños menores de 5 años.

¿Qué precauciones deben tenerse?

Es importante respetar el horario pautado. Si se le olvida tomar una dosis tómela tan pronto como sea posible y vuelva a la pauta habitual. Pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe con el medicamento como se le había indicado.
La imipramina debe administrarse con especial precaución en caso de padecer enfermedades del corazón o de los vasos sanguíneos que llevan la sangre al corazón o al cerebro, alteraciones de las células sanguíneas, epilepsia, esquizofrenia, hipertensión ocular, hipertiroidismo, tensión arterial baja, enfermedades del hígado o del riñón y tumor en las glándulas suprarrenales.
Los ancianos y niños son más susceptibles de padecer efectos adversos por lo que se recomienda una especial vigilancia durante el tratamiento.
Si va a recibir anestesia local o general, deberá avisar a su médico o dentista que se encuentra en tratamiento con imipramina. Probablemente deba interrumpir el tratamiento unos días antes de la intervención.
Este medicamento puede tardar de 2 a 4 semanas en producir una mejoría de su enfermedad.
El tratamiento con imipramina se debe iniciar siempre con dosis bajas y se aumentará progresivamente por indicación de su médico.
Debe evitar el consumo de alcohol mientras tome este medicamento.
La imipramina puede provocar alteraciones de la capacidad de concentración y de los reflejos. No se recomienda la conducción de vehículos ni el manejo de maquinaria peligrosa mientras esté en tratamiento con este medicamento.
Este medicamento puede causar sequedad de boca. Puede aliviarse chupando hielo o caramelos o con saliva artificial. Si continúa este efecto durante más de 2 semanas, consulte a su médico o farmacéutico.
La imipramina puede causar una mayor sensibilidad al sol. La exposición al sol incluso durante un periodo de tiempo breve puede provocar quemaduras y otras reacciones de la piel. En caso de aparecer una reacción por el sol, consulte a su médico.
No debe suspender bruscamente el tratamiento con imipramina sino que deberá disminuir progresivamente la dosis administrada.
El uso de lentes de contacto durante el tratamiento con imipramina puede causar daños en la superficie ocular. Consulte con su oftalmólogo.
Si está recibiendo un tratamiento prolongado con este medicamento será conveniente que acuda al dentista de manera regular.
Si los síntomas no mejoran o empeoran avise a su médico.

¿Cuándo no debe utilizarse?

En caso de alergia a imipramina o a antidepresivos tricíclicos en general. Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
En caso de padecer estados maníacos o haber sufrido recientemente un infarto de miocardio.

¿Puede afectar a otros medicamentos?

Algunos medicamentos que interaccionan con imipramina son: antagonistas del calcio (diltiazem, verapamilo), betabloqueantes (labetalol, propanolol), cimetidina, antihipertensivos (clonidina, guanetidina), antiepilépticos (carbamazepina, fenobarbital), simpaticomiméticos (fenilefrina, levarterenol), otros antidepresivos como fluoxetina, fluvoxamina y antidepresivos tipo IMAO (tranilcipromina, moclobemida).
Deberán transcurrir 3 semanas entre el final del tratamiento con imipramina y el inicio del tratamiento con antidepresivos tipo IMAO.
Informe a su médico o farmacéutico de cualquier otro medicamento que esté tomando.

¿Qué problemas pueden producirse con su empleo?

La imipramina puede alterar los resultados de algunos análisis de sangre y de orina. Si le van a realizar un análisis de este tipo avise que está recibiendo este medicamento.
Los efectos adversos de este medicamento son frecuentes y moderadamente importantes. La imipramina puede producir estreñimiento, visión borrosa, hipertensión ocular, reducción de la tensión arterial al cambiar de postura, aumento de la frecuencia cardiaca, alteraciones en la sangre, aumento de peso y cambios en el comportamiento.
La imipramina también puede producir otros efectos adversos. Consulte a su médico si advierte algo anormal.
En caso de presentar convulsiones, fiebre, cambios en la tensión arterial, dificultad para respirar, pérdida de control en la orina o rigidez muscular consulte a su médico inmediatamente.

¿Puede utilizarse durante el embarazo o la lactancia?

No se han realizado estudios adecuados en mujeres embarazadas, pero se han detectado efectos causados por imipramina en el recién nacido. Por ello, únicamente se acepta el empleo de este medicamento en embarazadas en el caso de que no exista otra alternativa más segura.
La imipramina pasa a la leche materna, pero se desconocen los efectos en el lactante a largo plazo. Por este motivo se recomienda suspender la lactancia durante el tratamiento con este medicamento.

¿Necesita receta médica?

¿Cómo se conserva?

Mantener el medicamento en un lugar fresco, sin humedad, lejos de fuentes de calor y luz directa.
No dejar al alcance de los niños.

Nombres Comerciales

Tofranil®, Tofranil Pamoato®.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Comentarios (0)

* *

*

Cerrar ventana

Suscríbete gratis a nuestro boletín

Portada revistas Plusesmas

Recibe en tu e-mail toda la información que te interesa: Artículos de expertos en Salud, Jubilación, Memoria... Propuestas de ocio. Sorteos y concursos... ¡y mucho más! Más de 160 000 usuarios reciben ya nuestra newsletter.
Además, recibirás gratis nuestra revista digital.