Plusesmas.com

Aprendiendo a regar

Consejos para regar tus plantas correctamente

Consejos para regar tus plantas correctamente

Proporcionar a cada planta la cantidad de agua más adecuada es todo un aprendizaje que se adquiere poco a poco a base de observación y paciencia.

Cómo y cuándo regar

Todos sabemos que las plantas necesitan agua, aunque mucha menos de lo que la mayoría de la gente piensa. La cantidad de agua necesaria varía a lo largo del año, ya que no depende solo de las características propias de cada especie sino de factores climáticos y ambientales, como temperatura, humedad, viento y luminosidad, así como de la composición y profundidad del suelo. Las plantas habituadas a un régimen más seco desarrollan un sistema radicular profundo y ramificado en busca de la humedad acumulada en las capas bajas del suelo. Las que reciben agua a diario se vuelven débiles y vulnerables. De hecho, la mayoría de las plantas ornamentales muere antes por exceso de agua que por carecer de ella.

Al ser tantos los factores que hay que tener en cuenta, es imposible establecer reglas fijas respecto a la frecuencia y el caudal de riego. Sin embargo, hay una serie de pautas que conviene conocer porque tienen una importancia decisiva a la hora de establecer el régimen más adecuado:

  1. Es preferible regar pocas veces pero en profundidad.

  2. En invierno se debe regar por la mañana para que el agua no se hiele sobre la planta. En verano es mejor hacerlo tras la puesta de sol: la temperatura es más fresca y la evaporación, menor.

  3. Las semillas y los ejemplares recién plantados, incluso los de especies resistentes a la sequía, necesitan humedad constante durante el primer año.

  4. Durante la canícula estival, muchas plantas ralentizan su actividad y entran en una especie de letargo y, por tanto, son capaces de sobrevivir con poca agua.

  5. De forma general puede decirse que en pleno verano el césped necesita riego diario; las plantas herbáceas (anuales, bienales y vivaces), cada dos días; y los árboles y arbustos, un par de veces en semana.

Riego automático

Este tipo de riego ofrece dos grandes ventajas: se puede programar y, si está bien calculado, permite ahorrar agua. En la actualidad, hay tres sistemas: aspersión, goteo y exudación; su eficacia depende también de tres factores principales: la composición del suelo, el trazado del jardín y el tipo de plantas que hay en él: hierba, árboles, hortalizas, etc. Para las ornamentales se recomienda la utilización de micro-aspersores, un sistema muy efectivo en los suelos de tipo arcilloso, predominante en los climas muy secos. Con la microaspersión, el agua sale muy tamizada a través de agujeros minúsculos y cae suavemente empapando poco a poco la tierra endurecida a causa del calor, en vez de escurrir sobre ella arrastrando de paso parte de sus nutrientes. En cambio, para un huerto donde el suelo estará más mullido y trabajado, son más recomendables los sistemas de exudación o goteo.

La instalación de estos sistemas está al alcance de cualquiera ya que consiste en ensamblar una serie de tuberías y aspersores que encajan entre sí como las piezas de un mecano. Antes se debe diseñar el recorrido sobre un plano del jardín y calcular el radio de acción de cada elemento para distribuirlos de forma que no se solapen. Para ello, es imprescindible conocer el caudal y la presión del agua disponible en la parcela.

Las macetas  y jardineras

Son un elemento clásico  de la jardinería mediterránea y un complemento casi imprescindible en la decoración de interiores.  Es verdad que hay que regarlas con frecuencia, pero no tiene por qué suponer un derroche si lo hacemos aprovechando parte del agua que hemos dedicado a otros usos. Por ejemplo:    

  • El agua que queda  en los vasos al terminar  las comidas.   
  • La que se ha utilizado para lavar frutas  y hortalizas.
  • El agua de cocer verduras o hacer huevos duros, siempre que no se le haya añadido sal, y una vez fría.
  • El té sobrante, también frío
  • El agua del acuario o la pecera, rica  en sales minerales.

Cuatro consejos para incrementar la efectividad  de cualquier sistema de riego:

  • Acolchar el suelo con una capa de entre 7 y 10 cm de espesor de abono orgánico o turba enriquecida, que reducirá decisivamente las pérdidas de agua debidas a la evaporación.

  • Crear zonas de sombra con árboles, pérgolas y emparrados. La alternancia de especies perennes y caducas actúa como un termostato natural: en invierno las plantas que han perdido la hoja permiten que la luz y el calor del sol lleguen a todos los rincones.

  • Atenuar la acción del viento con una barrera de árboles y arbustos  que contribuya a aislar  el jardín y a mantener un microclima  más húmedo.

  • Aprovechar el agua de lluvia, que, además, es la más beneficiosa.  Si el jardín dispone de riego automático, desconectarlo cuando llueva y sacar fuera las plantas que tengamos en casa.

Texto y fotos: Pilar Gómez-Centurión

 

Relacionados

  • Cómo regar en vacaciones

    Cómo regar en vacaciones

    El riego durante las vacaciones ha dejado de ser un problema ya que el mercado nos ofrece distintas fórmulas que nos permiten ausencias más o menos prolongadas.

  • Protege tus plantas del frío

    Protege tus plantas del frío

    Te enseñamos a proteger tus plantas del frío.

  • Cómo plantar flora acuática

    Cómo plantar flora acuática

    Si queremos dar un toque diferente a nuestros intereiores podemos plantar flores acuáticas. Necesitaremos recipiente de cristal, bolitas de colores, arena especial para acuarios y plantas acuáticas.

  • Cómo mantener una planta en una maceta

    Cómo mantener una planta en una maceta

    Gracias a este consejo, aprenderemos cómo mantener nuestra planta de Dracaena massangena en la maceta.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso