Plusesmas.com

Blog de Isabel García Olasolo. Plusesmas.com

¿Qué tal? Soy Isabel García Olasolo, directora editorial de Bayard durante muchos años. Ahora, jubilada y presidenta de la Fundación Bayard, me gustaría compartir desde este blog mis pensamientos, anécdotas y experiencias con vosotros, ¿Quedamos aquí? Os espero.

Canguros o leones

viernes, 4 de noviembre de 2011

A mi querida amiga Mary C. no le gustaban los niños, ni los propios, aunque los quisiera y atendiera con toda su alma. Se los “encasquetaba” a los tíos, a los abuelos, a las amigas, en cuanto veía la oportunidad. Sin embargo, ahora que es abuela se ha convertido en “cangura” a la fuerza, y lo lleva con alegría porque la mirada azabache de su nieta la hipnotiza. Pero la encuentro cansada.

Los tiempos “cambéan” como decía una cubana. Y cuando el padre y la madre trabajan, a veces, hay vacíos en el día a día de los niños que tienen que llenar los abuelos porque la economía no da para más o las circunstancias lo exigen.
Este es el panorama.

“Los abuelos canguro” han existido siempre, pero los abuelos de ahora, jóvenes rebeldes de la generación sándwich, entre el cariño y el respeto profundo por los padres y los hijos, habían soñado que un día volarían con sus nietos… Nunca pensaron en pegar saltos con un bebé en la bolsa, como los canguros.
La verdad es que lo que se hace por amor no pesa. Lo malo es que alguien se aproveche de la buena voluntad de los abuelos y no ponga soluciones donde las haya, porque se acaba quemando su esencia.

¡Ojalá prosperara la idea de los “abuelos leones”!: dueños de su territorio y encantados de compartirlo con los cachorros; sabios dispuestos a transmitirles, desde la retaguardia, el arte de sobrevivir y convivir respetando las leyes de la sabana; compañeros incondicionales de juegos, confidentes especiales… Segundos padres preparados para alimentarlos y educarlos cuando haga falta. Lo natural, un placer.

Y me pregunto ¿cuál es el origen del problema?, ¿cómo se puede evitar que tantos abuelos se vean obligados a ocuparse de sus nietos en funciones que no les corresponden? Creo que la respuesta es más complicada de lo que parece.
Mientras llegan las soluciones, se merecen un monumento.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso