Plusesmas.com

Blog de Demetrio Casado. Plusesmas.com

Director del Seminario de Intervención y Políticas Sociales (SIPOSO)

ACCESIBILIDAD CON SEGURIDAD DE LAS VIVIENDAS

jueves, 30 de diciembre de 2010

Salvo que se haya hecho antes, en la edad madura conviene procurarse accesibilidad con seguridad de la propia vivienda.

Las limitaciones de la movilidad pueden surgir en cualquier momento de la vida, de modo que algunas familias e individuos se ven abocados a conseguir viviendas accesibles en edades tempranas. Pero es un hecho estadísticamente comprobado que a partir de los cincuenta se acrecientan significativamente las pérdidas de movilidad. El problema puede surgir súbitamente, como consecuencia de un derrame cerebral, por ejemplo; y puede aparecer también por efecto de enfermedades crónicas progresivas, como la artrosis y la artritis.

Ante las limitaciones de la movilidad, en general, nos comportamos de modo reactivo: esperamos a que se produzca el problema para afrontarlo. Ello da lugar a muchos casos de muy difícil solución. Cuando una persona que sufrió un derrame cerebral grave recibe el alta tras el oportuno tratamiento hospitalario, su familia debe afrontar a la vez la absorbente tarea de prestarle ayuda en las actividades de la vida diaria y la difícil operación de acondicionar la vivienda para hacerla accesible; en las viviendas de comunidades de vecinos, esa operación no se limita al piso o apartamento particular, sino que se extiende a los elementos comunes. En las pérdidas progresivas de movilidad, ocurre con frecuencia que los afectados –o sus familias- demoran la consecución de una vivienda accesible hasta momentos en los que carecen de capacidad para hacerlo; sea por falta de recursos económicos, de capacidad personal para gestionarlo o por ambas clases de circunstancias.

La mayor parte de las personas de edad madura y avanzada no se platearon en su día la cuestión de la accesibilidad de su vivienda. Y una gran proporción de esa población reside en pisos o apartamentos que no son accesibles. Quienes de ellos vienen a sufrir pérdidas de movilidad quedan atrapados en sus propios domicilios. En unos casos, se trata de que la finca en la que se halla la vivienda carece de ascensor. En otros ocurre que la propia vivienda adolece de estrechez de pasillos y/o de cuartos de baño impracticables. Estos fallos de accesibilidad bloquean la vida del afectado y suponen una grave carga para los asistentes o cuidadores. Pensemos en el desplazamiento obligado por un incidente de salud y, sobre todo, pensemos en la durísima faena del aseo diario asistido. No esperemos a vernos afectados de graves problemas de movilidad, actuemos preventivamente al menos en la edad madura.

La accesibilidad no se logra cabalmente sólo mediante la evitación o eliminación de obstáculos que imposibilitan físicamente la movilidad. Es necesario también evitar o eliminar los riesgos en el ejercicio de la misma. Los elementos inseguros de una finca urbana o de un piso, en rigor, no deben considerarse accesibles aunque permitan su uso a personas con movilidad reducida. Tal es el caso de un portal con el pavimento resbaladizo, sea por exceso de pulimentación o barnizado. Y tal es el caso, harto frecuente, de las bañeras y platos de ducha igualmente resbaladizos. O que carecen de asideros de aseguramiento para entrar y salir. O que tienen asideros de anclaje inseguro –¡cuidado con la publicidad!

Cuarto de baño accesible


Foto: CEAPAT

Para lograr el doble objetivo propuesto no basta querer, es necesario saber cómo conseguirlo. En pro de ello, el V Salón Vivir50Plus dio acogida a un Encuentro sobre Accesibilidad con Seguridad para su Vivienda. Contó con la participación de dos especialistas del CEAPAT –centro especializado del IMSERSO- que informaron sobre las soluciones posibles para los problemas habituales. Y participaron los directores general y comercial, respectivamente, de Construcciones Accesibles –empresa especializada en reformas- y Antidex –empresa que cambia bañeras por duchas. La calidad y cantidad de los asistentes reveló la actualidad del asunto planteado y tratado.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso