Plusesmas.com

Blog de Demetrio Casado. Plusesmas.com

Director del Seminario de Intervención y Políticas Sociales (SIPOSO)

DEPENDENCIA y FÚTBOL

jueves, 1 de mayo de 2014

Desde hace varios años, una persona inmigrante del Este de Europa con doble dependencia y sin hogar (PDySH) habita en un paraje de Madrid sito en cierto barrio de urbanización holgada –que se inició a finales del siglo XIX-, y poblado predominantemente por gente de clase media. Los viandantes pueden observar al citado habitualmente sentado o acostado sobre una yacija, compuesta por colchón y mantas, sobre la cual y en cuyo entorno aparecen también los enseres del usuario: teléfono móvil, periódicos, caja para limosnas, botellas con diversos líquidos…Esta persona presenta una grave discapacidad en sus piernas, la cual le dificulta gravemente, no sólo caminar, sino también erguirse y mantener en pie. No utiliza bastones, muletas, andadores o silla de de ruedas. Para sus aprovisionamientos y movilización se sirve de la ayuda de otras personas inmigrantes sin hogar habituales del paraje.

Como ocurre con el común de las personas sin hogar, la PDySH de este relato también es dependiente de la ayuda ajena para su subsistencia. Por lo que he podido ver, son escasas las limosnas que se depositan en su caja, de modo debe de recibir otras aportaciones.

Merecen ser resaltadas las circunstancias de la ubicación del protagonista de esta nota. Su lugar de “residencia” está cerca de una parroquia en cuya puerta mendigan su colega-cuidador principal y otros acompañantes. La yacija de la que se sirve está colocada en una acera amplia, de modo que aquella no entorpece la circulación de los viandantes; incluso cuando la rodean los colegas habituales visitantes y contertulios. Esa acera bordea la fachada este de un edificio dotado de una marquesina en su segunda planta; de este modo tiene asegurada la protección de la lluvia.

Cierto día, al observar por primera ver que no ocupaba su lugar habitual, pregunté a su colega-cuidador principal si le había ocurrido algo; me tranquilizó diciéndome que volvería en breve, tras una corta estancia en un albergue – para personas sin hogar, supuse-.

Hace algunas semanas, en torno a las veinte horas aproximadamente, tuve ocasión de observar a la PDySH de referencia viendo un partido de futbol en el televisor de un bar; lo hacía desde la calle, a través de la vidriera. Estaba en posición erguida, bien que apoyado en el bastidor que soporta el anuncio de las ofertas de dicho bar. Llegado el descanso, él descansa también sentándose en un poyo contiguo.

Ayer, día 30 de abril de 2014, en los momentos preliminares del partido Chelsea-Atlético de Madrid, observo que nuestro hombre está sentado en su yacija, calzándose. Concluida esa tarea, su colega-cuidador principal y otro le ayudan a incorporarse. Después, cargados con algunas bolsas y otros pertrechos, le auxilian en el desplazamiento en dirección al punto donde, semanas atrás, le observé contemplando un partido de fútbol.

Futbol y dependencia

Marquesina citada. Detalle

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso