Plusesmas.com

Blog de Demetrio Casado. Plusesmas.com

Director del Seminario de Intervención y Políticas Sociales (SIPOSO)

'En mi casa' de Fabero hemos adoptado una perra guía jubilada de la ONCE

viernes, 6 de junio de 2014

El título del presente texto es el de una candidatura a los Premios de la Fundación Pilares a las Buenas Prácticas relacionadas con el Modelo de Atención Integral Centrada en la Persona 2014. Aquella fue presentada por la Residencia San Blas, dedicada a la asistencia gerontológica y sita en el citado pueblo de la provincia de León. Logró uno de los galardones. El documento presentado puede verse en http://www.fundacionpilares.org/modeloyambiente/docs/bbpp/BP31Fabero.pdf.

En el mes de enero del presente año, Kuka –este es el nombre de la perra guía jubilada-, fue introducida en una unidad de convivencia dotada de 13 habitaciones individuales, algunos de cuyos usuarios habían pedido que les llevaran un perro. En el título de la candidatura se opta por asimilar el fichaje de la protagonista a la adopción; pero parece que la medida tiene un significado más amplio.

Por lo general, en el ámbito social humano, la adopción es practicada por adultos dotados de capacidad para prestar cuidados a favor de menores que los requieren. Por supuesto, puede haber retornos aplazados, por ejemplo mediante la ayuda que un niño adoptado presta a sus adoptantes tras adquirir la capacidad para hacerlo. En cambio, en la “adopción” de Kuka fue llevada a cabo con la expectativa de que prestara servicio de acompañamiento de modo inmediato; como así ha sucedido. De este modo, se ha generado un intercambio de dicha prestación por el alojamiento, la manutención, la medicación… que la residencia le procura. Cabría decir que se trata de una relación salarial, con la salvedad de que el salario consiste en servicios.

Además, Kuka participa de otra relación muy importante: su servicio de compañía tiene la contrapartida de los cuidados adicionales a los de subsistencia que le prestan voluntariamente los acompañados. Se trata, por cierto, de atenciones especiales: aseo, caricias, paseo y cuidado en el cumplimiento de los horarios de las prestaciones de subsistencia. Esto ya no se asemeja a la relación salarial, sino a la familiar; es íntima, es gratuita, procura satisfacción y gozo al cuidador, le ennoblece…

Según puede verse en la memoria de la experiencia de Fabero, los acompañados por Kuka están obteniendo beneficios adicionales al gozo de la compañía. Sirva como ejemplo de los más funcionales que los cuidados de aseo a la perra les mejoran la motricidad fina. Entre los más personales, parece obligado destacar que la prestación de cuidados especiales a Kuka alivia el estatus de “clase pasiva” al que lleva, por lo general, el internamiento gerontológico. Dicho con una marca de actualidad, Kuka da ocasión a los residentes que la cuidan para incorporar a sus vidas un poco de envejecimiento activo. Por cierto, también cabe considerar la incorporación de Kuka a la Residencia San Blas como una operación pro envejecimiento canino activo

* * *
Foto extraída de www.fundacionpilares.org
Perra guía

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso