Plusesmas.com

Blog de Dolors Colom Masfret. Plusesmas.com

Directora Científica del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario. Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Profesora asociada del Grado de Trabajo Social. Universidad de Barcelona (UB). Directora de la revista Agathos, atención sociosanitaria y bienestar.

«Feliz Navidad» y «Próspero año 2013», a pesar de la que está cayendo

viernes, 28 de diciembre de 2012

A 28 de diciembre de 2012

«Feliz Navidad». «Feliz Año». «Que el 2013 sea mejor». Son frases que estos días aletean por los ambientes de los mercados, los almacenes, las cafeterías, los restaurantes, las jugueterías, las floristerías, las librerías, en fin, por doquier. Y en casi todas las ocasiones las acompaña la coletilla «a pesar de la que está cayendo». Para precisar «a pesar de las que están cayendo» pues son muchas las que están cayendo a la vez, en poco tiempo y poco espacio. Sólo algunos distraídos confundirán las lozas y los chuzos de punta que nos sorprenden a diario, con el confeti y las serpentinas de un entoldado. Cuesta respirar con las noticias que nos salpican el día, cuesta mantener vivo el poco ánimo guardado en la reserva para seguir adelante.

Sin embargo, buscando los aspectos positivos de esta crisis, uno de los más sobresalientes es el agotamiento de los aceites que durante años han mantenido engrasada la maquinaria de los silencios corrompidos, así que, a falta de aceite, poco a poco las piezas empiezan a chirriar y la ciudadanía, ante tanta moral agrietada, inevitablemente, toma conciencia de los engaños vividos. «¿Hasta donde?», «¿Desde cuándo?» se pregunta. Y con una gran fuerza de voluntad, entonces, rescata, el principio universal de la «presunción de inocencia». Mientras tanto, las marmitas del tiempo crecen entre el momento en que salta el escándalo a la luz y el momento de juzgarlo. ¿Por qué se tarda tanto en resolver, si la pronta clarificación de los hechos evitaría estigmatizar a quienes les suena el río pero son inocentes? Y este es el momento del rédito mediático e ideológico, incluso sentimental, alimentado en gran parte de esas montañas de especulación y de las vueltas que los contertulios dan a su alrededor.

Encontraríamos a muy pocas personas viviendo ajenas a ese goteo constante de demagogia que, sazonada con la ideología más chata, brota en medios y espacios de debate «pseudo objetivo» en donde los asuntos de envergadura como, la sanidad, la educación, la justicia, la corrupción, se tratan desde el espectáculo y no desde el rigor para evitar la alarma. Noticias sesgadas, debates sesgados, tertulias sesgadas, copan las horas evidenciando que lo profesional, cuya naturaleza implica prudencia y cautela antes de obrar, se ve arramblado por la opinión de quien más grita o cuenta con más seguidores en las redes sociales. Ello aunque, como coloquialmente se dice, quien sea «no sepa hacer una O con un canuto». Lo profesional supone mucho esfuerzo y estudio, implica acercarse a la realidad desprovistos de prejuicios e ideologías. Por ello es fácil sentirse, casi insultado, cuando la desgracia, el dolor, el sufrimiento, la enfermedad, la discapacidad, la pobreza de las personas, se trata superficialmente y se convierte en «carnaza para tiburones» que, siempre, asegura el espectáculo.

Pero ¿qué haríamos nosotros en esas tertulias? ¿Qué hacemos en las nuestras? Dado que esta realidad está ahí, bien engarzada, es posible verla como la lección que nos evitará caer en lo mismo, en los escenarios particulares por los que transitamos, sea la comunidad de vecinos o la sobremesa del domingo, no importa. Las elucubraciones mediáticas nos permiten sentir la vergüenza ajena viendo como el esperpento de la desinformación llena los escenarios de hojarasca, interpretaciones gratuitas e inferencias carentes de rigor y en muchos casos, además, carentes de moral. ¿Por qué cuando alguien parece sacar algún dato que serviría para alumbrar lo tratado, se lo atiza o acalla sin compasión? Cada vez más se pone de relieve la máxima que recomienda evitar a toda costa que «la verdad baje la audiencia».

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso