Plusesmas.com

Cómo elegir tu ordenador portátil

Cómo elegir tu ordenador portátil

El portátil viene empujando fuerte, y en 2007 ganará definitivamente la partida al ordenador de sobremesa. Según datos del sector, de los 5,5 millones de PC que se venderán en España este año, 2,9 millones, es decir, más del 50%, ya serán portátiles, una cifra que en 2008 alcanzará ya al 52,2%. A la vista de los datos, el portátil ya no da tregua.

Cumple las mismas funciones que un ordenador de sobremesa y la diferencia de precio ya no es la de antaño, cuando un portátil podría salir hasta un 25% más caro que uno convencional y sus prestaciones, además, eran inferiores.

Hoy en día no hay ninguna tarea que no se pueda hacer con un portátil. Y aporta más ventajas: no estará ocupando una mesa cuando no lo usemos y nos lo podremos llevar de vacaciones metido en cualquier maleta. Los hay desde un kilo –que abultan poco más que una libreta - hasta de seis o siete kilos.

Pero el portátil tiene otras ventajas que añadir a la facilidad de transporte:

  • Casi todos cuentan con conexión WIFI a internet, es decir, de conexión sin cables, lo que permite utilizarlo en las cada vez más numerosas empresas, cafeterías y centros públicos que disponen de esta red.
  • Y su hadware incluye todo en su interior, lo que hace innecesario recurrir a los periféricos.

Con aspectos negativos, podríamos citar su fragilidad, su compleja actualización de hardware y la duración de las baterías, aunque estos aspectos tienden a mejorarse.

Elegir tamaño del portátil

Cuanto más pequeños y ligeros, suelen ser más caros. Algunos, que tienen un grosor de solo 19,5 mm. y que cuentan con carcasa de magnesio anti golpes, llegan a costar 3.000 euros. Estos sólo son aconsejables para aquellas personas que viajen de forma constante con el ordenador a cuestas.

En el extremo opuesto, hay modelos que son un hibrido entre sobremesa y portátil. Tienen la forma de los últimos, pero usan los componentes de los primeros para abaratar costes y aumentar el rendimiento. Están destinados a funcionar siempre enchufados y su única ventaja es que se transportan fácilmente y se guardan con la misma facilidad al terminar nuestra tarea.

Atención a la pantalla del portátil

Actualmente todas las pantallas son de tipo TFT, pantallas planas que mejoran las prestaciones de los antiguos tubos catódicos en tamaño, diseño, parpadeo y emisión de radiaciones. El tamaño más habitual es el de 14 ó 15 pulgadas, aunque los ultraligeros las usan de 12 y hasta de 7", lo que no resulta muy adecuado para la salud de los ojos si se usa el portátil durante muchas horas.

Conviene evitar también las pantallas ultrabrillantes, que ofrecen un elevado contraste y colores brillantes y saturados, pero que sufren de incómodos reflejos.

La batería de un portátil

Si la manejabilidad es una de las dos principales ventajas de los ordenadores portátiles, la otra es la autonomía respecto a los enchufes. O al menos así debería ser, puesto que en realidad las baterías suelen tener una duración limitada. Alargar su duración depende en buena medida del uso que demos a nuestro portátil. Escribir o consultar en páginas de internet, la lectura de un DVD o jugar durante horas, son actividades que consumen mucha batería. Bajar la resolución de la pantalla, prescindir de imágenes en el fondo de escritorio y utilizar los dispositivos inalámbricos –wifi, dispositivos bluetooth...-solo cuando sean necesarios.

Relacionados

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso