Plusesmas.com

Pézenas, la ciudad de los anticuarios

La situación de la comarca propició que la ciudad desempeñara un papel económico importante con conocidas ferias y mercados, que se remontan probablemente al siglo XIII
Su arquitectura es sorprendente: callejuelas adoquinadas, atalayas, ventanales de mainel con una columna central, puertas de almohadillas, campanarios con claraboya circulares, juderías, mansiones...
Curiosea los talleres de artesanía de hiladores, sopladores de cristal, repujado de cuero, ebanistería, alfareros, pintores, escultores...
Busca y rebusca en los más de cuarenta brocanteurs que hay en la ciudad.

Oficina de Turismo de Pézenas-Val D`Herault Place Gambetta-B. P. 10-34120 Pézenas. Tel.: (0033) 04 67 98 36 40. Fax: (0033) 04 67 98 96 80. Correo electrónico: accueil@ot-pezenas-valdherault.com.
Guía práctica
Anticuarios
- Clermont Antiquités. Avenue de Verdun, 31. Tel.: 04 67 98 47 37.
- Au Chien Vert. Avenue de Verdun, 5. Tel.: 04 67 39 13.
- L’Echoppe. Place Bonnet, 1. Tel.: 04 67 24 90 77.
- Les Cordeliers. Avenue de Verdun 2. Tel.: 04 67 98 12 43.
- Antik-Center. A. Briand, 21. Tel.: 04 67 21 51 00.

Dulces
- Mermeladas Les Artisans. Rue de la Foire, 2. Tel.: 04 67 24 99.
- Caramelos «Berlingots de Pézenas» Sarl Boudet. Place Gambetta. Tel.: 04 67 90 05.
- Galletas La Cure Gourmande. Rue de la Foire, 6. www.la-cure-gourmande.com.
- Artesanía Cerámica De la Terre au Soleil. Rue de la Foire, 23. Tel.: 06 74 59 25 59.
- Cuchillería Artisanale E. Boisset. Tel.: 04 67 95 30 38.
- Patchwork Patchwork. Rue Conti, 33. Tel.: 04 67 90 04 93.

Restaurantes
- La Terrasse. Place Gambetta 2. Tel.: 04 67 98 25 11.
- Les Palmiers. Rue Merciére. Tel.: 04 67 09 42 56.
- Brasserie. Côté Sud. Place du 14 Juillet, 12. Tel.: 04 67 09 41 74.
La Pomme D’Amour. Rue A. P . Alliés. Tel.: 04 67 98 08 40.

POR QUÉ NOS GUSTA...
La belleza arquitectónica de la ciudad fue lo que nos cautivó.

Pézenas, la ciudad de los anticuarios

A tan solo dos horas de la frontera francoespañola, entre montpellier y béziers, en el corazón vinícola del languedoc, este magnífico conjunto arquitectónico nos ofrece también tan sorprendente oferta de antigüedades y artesanía que harán de nuestra visita un recuerdo imborrable.

La comarca de Pézenas, -situada en el punto de intersección entre las playas del bajo Languedoc y la zona interior del departamento de Hérault, al que pertenece, en el sur de Francia, sobre Cataluña-, es paso obligado entre el norte y el sur, entre la montaña y el mar. Seguramente ,esta situación de encrucijada fue lo que propició que la ciudad desempeñara un papel económico importante con conocidas ferias y mercados, que se remontan probablemente al siglo XIII, con un ciclo anual de hasta cinco ferias.

Los vendedores y cargadores venían de Montpellier, la Provenza, el Piamonte y de Florencia para comprar especias, aguardientes, mercerías, monedas, letras de cambio, pero, sobre todo, esas piezas de «pequeños paños» fabricadas por los campesinos del Pirineo. La ciudad se enriquecía con los alquileres y la afluencia de población, especialmente en la época del rey Carlos VII de Francia (s. XV), que, además, sacaba provecho de los peajes y otros impuestos, ya que los vendedores estaban protegidos durante sus viajes y negocios.

Riqueza arquitectónica
De esta actividad de cambio, que fue el principio del desarrollo de la ciudad, todavía subsiste el tradicional mercado semanal, al que acuden gentes de una treintena de pueblos de alrededor.

Sin embargo, es su arquitectura lo que más sorprende cuando se conoce esta bella ciudad. Callejuelas adoquinadas, atalayas, ventanales de mainel con una columna central, puntas de diamante, puertas de almohadillas, campanarios con claraboya circulares, juderías, mansiones particulares e iglesias de piedra calcárea ilustran el conjunto arquitectónico de Pézenas.

La mirada va de aquí para allá, descubriendo fachadas góticas o renacentistas, curioseando dentro de los portales los maravillosos vestíbulos de elegantes escaleras.

Todo este despliegue ornamental y de buen gusto tiene su razón de ser ya que en el siglo XVI los gobernantes de la provincia fijaron su residencia en la ciudad, y esta se convirtió en capital política del Languedoc. Junto con la clase política, una burguesía floreciente de comerciantes y artesanos hicieron de la ciudad un lugar de gran actividad artística y cultural.

La ciudad de Pézenas ha sabido conservar y preservar de aquellos siglos gloriosos un capital arquitectónico excepcional. Gracias a una política de revitalización y de renovación de las viviendas esta ciudad ha vuelto a tener el brillo y la vitalidad de siglos pasados.

La emoción de descubrir
Pasear por las calles empedradas. Mirar los escaparates de las tiendas de los famosos caramelos «berlingots». Revolver en los puestos ambulantes de los mercadillos. Tomarnos un café en cualquier terraza o comer en un coqueto restaurante se convierte en algo fascinante.

Entrar en los comercios de mermeladas y aceites de la tierra. Curiosear los talleres de artesanía de hiladores, sopladores de cristal, repujado de cuero, ebanistería, alfareros, pintores, escultores... Y sobre todo buscar y rebuscar en los más de cuarenta brocanteurs que hay en la ciudad, hacen que la visita merezca la pena.

A modo de hangares o almacenes, uno al lado del otro, formando una ruta destartalada de muebles y objetos de todo tipo y de toda época, llegamos a lo que denominan «carretera de los Anticuarios», una serie de calles en las que predominan los negocios de antigüedades, brocanteurs o traperos, según se mire. Es recomendable visitarlos por la tarde, ya que a menudo permanecen cerrados por la mañana, o bien informarse telefónicamente, porque los horarios no son muy exactos.

Muchas veces, los objetos contribuyen a convertir lo habitual en excepcional, por eso vale la pena dejarse llevar y disfrutar del común instinto de buscar. Rescatando del polvo y del olvido piezas de otro tiempo.

Una estancia relajada
Si nuestra intención es permanecer unos días por estas tierras, podemos disponer de numerosas mansiones con carácter, bien renovadas, que ofrecen hospedaje. También hay hoteles tradicionales, alojamientos rurales o pisos amueblados para elegir lo que más se adapte a nuestras costumbres de viaje, presupuesto o necesidades.

La comarca de Pézenas está formada por ocho pequeños pueblos de distinto interés y belleza que bien valen una visita. Para ayudar a descubrirlos, los ayuntamientos de cada localidad proponen recorridos temáticos con salidas en cada municipio que nos darán una visión más amplia del patrimonio de estas tierras. La mayoría de estos pueblos son medievales, de trazado circular, conservan aún parte de sus murallas, sus iglesias, algunas bonitas mansiones con ventanas y pórticos de los siglos XII y XIII. Todo con mucho sabor y encanto. Caux, Saint Pons de Mauchiens, Montagnac, Aumes, Adissan, Cazouls d’Hérault, Nizas surgen entre viñedos, en medio de una atmósfera tranquila y relajante invitándonos al paseo o a la charla en cualquiera de sus bonitas plazas, sin prisas, degustando alguno de sus famosos vinos locales.

May Serratosa

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso