La escuela

La escuela

Después de estar en parvulitos desde los 3 a los 6 años, íbamos a la escuela hasta los 14 años. En mi escuela había dos aulas de niños y dos de niñas; dos maestros para ellos y dos maestras para nosotras. Y en cada aula, los niños de cuatro cursos juntos. Nuestros libros de texto en esos ocho años fueron los tres tomos de la Enciclopedia Álvarez de primer, segundo y tercer grado.

Como cada tomo debía durarnos varios cursos, cuando lo acabábamos, empezábamos otra vez por el principio. Aparte de la Enciclopedia, estudiábamos el Catecismo en clase de religión y un libro que llamábamos el Libro del falangista. Además, todas las mañanas dedicábamos un buen rato a la lectura. La maestra elegía un libro y cada niño leía un fragmento en voz alta. El que más me gustó y más recuerdo fue Sissí, emperatriz.

Por las tardes, las niñas no estudiábamos, nos enseñaban a coser y a hacer labores de punto y ganchillo. El acontecimiento más importante de nuestra vida escolar era la visita del inspector. Desde días antes, sometíamos a la escuela y sus alrededores a una limpieza general. El gran día, hacíamos lo mismo con nosotras mismas, acudíamos vestidas con nuestras mejores galas, peinadas y lavadas con esmero.

El inspector entraba en el aula, nos miraba como quien pasa revista a un ejército, echaba un vistazo a los cuadernos y labores de las mejores alumnas, que la maestra había seleccionado previamente, y se iba. La visita no duraba más allá del cuarto de hora. Años más tarde, cuando vi Bienvenido, Mister Marshall, no sé por qué, me recordó las visitas del inspector.

Categorías

Comentarios (1)

maria del carmen prado rey
24 abril 2017 15:42
Me gustaría recuperar la foto del colegio,creo fue en el año 76,en el colegio virgen de la luz en portomarin, lugo

Página: 1 / 1 (1 Elementos)