Plusesmas.com

Para empezar, secretariado

viernes, 6 de marzo de 2015

Para empezar, secretariado

Cuando, a los 18 años, una chica debía decidir qué hacer en el futuro, en lo primero que casi siempre pensaba era en hacer un curso de secretariado, o sea, estudiar taquigrafía y mecanografía, y luego francés, que era el idioma que más cerca nos pillaba y, sin duda, el que considerábamos de mayor proyección internacional. Lo de saber inglés, alemán o chino estaba claro que todavía no nos tentaba demasiado. Probablemente es que, por extrañas razones que se desconocen, en aquel tiempo las mujeres que decidían ponerse a trabajar estaban predestinadas a ser secretarias de dirección o administrativas en alguna oficina, o eso al menos se creía.

La realidad, sin embargo, es que, a finales de los 60, el porcentaje de chicas que, además de secretariado, quisieron realizar estudios universitarios –y que nos lo podíamos permitir– ya era del 26%. Las carreras elegidas sí que aún estaban más definidas para el “sexo débil”. En general, en las que teníamos más presencia eran Filosofía y Letras, Magisterio, Derecho y Farmacia, aunque siempre había pioneras que preferían aventurarse en algún “viaje a lo desconocido”.

Ese fue mi caso, que decidí introducirme en el apasionante mundo de la informática, que en nuestro país aún estaba en pañales, y al que entonces no había demasiadas mujeres que se atrevieran a sumergirse. Eso me permitió que en IBM me reconocieran el título de Perito IBM, así que pronto empezar a trabajar con un ordenador 1401, una computadora de cintas del tamaño del salón de una casa que había aterrizado en España a comienzos de los 60. En fin, toda una aventura, como casi todas las que entonces emprendíamos, que en buena medida explicaban que las cosas realmente empezaban a cambiar.

 

PD: Por si te suena de algo, este testimonio de M.ª Carmen Sánchez Pombo está extraído del volumen «Nacimos en 1949» de la colección Queridos recuerdos… de nuestra infancia y adolescencia (Ed. Plus es más / Buenas Letras), que te recomiendo encarecidamente que leas.

 

[José Molina]

Categorías

Relacionados

Comentarios (0)

* *

*