Plusesmas.com

El matrimonio, para toda la vida

martes, 9 de mayo de 2017

El matrimonio, para toda la vida

Entonces no era posible casarse por el juzgado, sino que había que hacerlo por la Iglesia, y el divorcio no existía.

La mujer dejaba de trabajar fuera de casa en cuanto contraía matrimonio y pasaba a ser un ama de casa, cuya expectativa eran los hijos y el hogar.

Muchos matrimonios eran felices, pero los que no lo eran estaban abocados a continuar así para siempre.

La vida familiar era, como sigue siendo aún hoy, fundamental en nuestro país.

El hombre era el cabeza de familia y la mujer no podía disponer del dinero sin el consentimiento del marido. De hecho, la mujer pasaba de vivir bajo la tutela del padre a vivir bajo la tutela del esposo. Algunas mujeres no se casaban, ya fuera porque no tenían oportunidad, o porque preferían mantenerse libres ejerciendo su profesión, normalmente como maestras, enfermeras o secretarias.

Categorías

Comentarios (0)

* *

*