Plusesmas.com

'El Platanito', 'El Cordobés de los pobres'

lunes, 16 de marzo de 2015

'El Platanito', 'El Cordobés de los pobres'

Así llamaban a Blas Romero González, más conocido como “El Platanito”, un torero que aspiraba a comerse el mundo después de tomar la alternativa, el 10 de octubre de 1970, en la madrileña plaza de toros de Vista Alegre. Pero su mala cabeza o su peores consejeros acabaron pronto con sus sueños de ser una figura del toreo, a pesar de la enorme popularidad que había alcanzado su original y estrafalaria forma de torear cuando era novillero.

Como novillero, precisamente, vivió “El Platanito” sus días de gloria, sobre todo después de triunfar en “La Oportunidad”, aquel famoso festival para principiantes que se celebró, en junio de 1964, para descubrir a nuevos talentos. Y entre ellos estaba él, Blas Romero, un chico que había pasado los primeros años de su vida en un hospicio y en un correccional y que, a los 15 años, se marchó de su casa en busca de fortuna.

Por eso, su única obsesión era llegar a ser torero, y para ello se atrevió con todo. De hecho, para darse a conocer, decidió “patentar” una forma de torear tremendista y arriesgada, muy al estilo de la que había hecho famoso a “El Cordobés”, que acabó entusiasmando al público, pero más por lo divertido que le resultaba que por sus virtudes taurinas.

Así las cosas, su sueño por triunfar en el mundo del toreo acabó esfumándose como un azucarillo. Llegó a tocar la gloria, pero, por desgracia, todo fue una efímera ilusión óptica. Para subsistir, y mientras algo de popularidad aún le quedaba, en 1972 montó el espectáculo cómico-taurino “El Platanito y su troupe”, con el que, como si de un “Bombero Torero” se tratara, hasta 1975 recorrió con sus charlotadas las plazas de toros de los pueblos, para divertimento y mofa de quienes acudían a verlo.

En fin, una historia de sueños imposibles, como tantas de las que en aquellos años recorrían nuestra geografía cotidiana, que Blas Romero, “El Platanito”, sigue recordando con nostalgia cada vez que se le pregunta por ella, pero con la seguridad en sí mismo de quien ha encontrado la felicidad vendiendo lotería y, de tarde en tarde, rebobinando su efímero pasado glorioso.

[José Molina]

Categorías

Comentarios (1)

* *

*

José Maria
31 marzo 2015 20:38

Vende lotería por la zona del barrio de Hispanoamérica en Madrid (Pza del Perú y alrededores).
Es un tipo muy simpático y entrañable.

Página: 1 / 1 (1 Elementos)