Plusesmas.com

Moda y peinados

lunes, 24 de abril de 2017

De niñas nos poníamos cualquier cosa: vestidos y jerséis que nos hacían nuestras madres o la modista y ropa que nos prestaban. Pero a partir de los 15 años empezamos a preocuparnos por la moda. Desde los 16 a los 18 años, la longitud de las faldas bajaba y subía como si fueran yoyós. Primero se puso de moda la falda hasta media pierna, luego hasta la rodilla, después hasta los pies y, por último, otra vez hasta la rodilla.

También llevábamos pantalones, algo nunca visto hasta ese momento en la vida real. Con la falda corta solíamos usar botas por encima de la rodilla; con la demás ropa, zapatos; y, siempre, los bolsos pequeños. Llevábamos el pelo cardado, para dar volumen, y con moño. Nos maquillábamos con la raya de los ojos muy marcada, los labios pronunciados, el cutis blanco y las uñas de colores vivos.

Muchos años más tarde, Amy Winehouse imitó nuestro estilo como nosotras imitábamos a Marisol. Era nuestro modelo: todo lo que se ponía nos parecía bien.

Entre los chicos se extendió el uso de los pantalones vaqueros, las gabardinas de tornasol, los jerséis de cuello en uve y cuello alto y las camisetas de manga corta. Hasta entonces siempre iban con jerséis de cuello redondo y camisas de manga larga o corta. También comenzaron a dejarse el pelo un poco largo, montando sobre la oreja y melenita por detrás. El que podía, cuando la barba se lo permitía, llevaba la patilla ancha.

Categorías

Comentarios (1)

* *

*

maría
30 abril 2017 22:41

Hubo un tiempo (años 60) que se llevaban los conjuntos de chaquetita y "niqui" de colores pastel y faldas plisaditas de tergal que no se arrugaban nunca.

Página: 1 / 1 (1 Elementos)