Plusesmas.com

En hockey patines, los mejores

En hockey patines, los mejores

A ver, no nos engañemos: en cuestión de deportes, mucho la verdad no destacamos durante bastante tiempo. De vez en cuando, eso sí, el fútbol, que entonces como ahora era el «deporte nacional», como la siesta o el aperitivo de mediodía, nos daba alguna alegría, como el Europeo que ganó la Selección en 1964 o la Copa de Europa que conquistó el Real Madrid en 1966. Bueno, también en baloncesto el equipo blanco nos dio más de una alegría aquellos tiempos. Solo un inciso: mis disculpas por decir «nos dio». Quería decir «les dio» a los seguidores merengues.

A lo que íbamos. Disquisiciones al margen, en sentido genérico, en deporte mucho no podíamos presumir. De vez en cuando, sí, aparecía un tenista y ganaba en Wimbledon; un ciclista, el Tour; un esquiador, en unos Juegos Olímpicos; un boxeador, un Mundial; un piloto de motos, otro Mundial; un atleta, un Europeo de cross, y así uno tras otros. O sea, deportistas individuales que de tarde en tarde, o de pronto en pronto, nos regalaban triunfos y, de paso, nos daban a conocer deportes de los que hasta entonces poco o nada sabíamos.

Bien, pero, ¡oh sorpresa!, de pronto un día, casi sin darnos cuenta, descubrimos que hay un deporte en el que no paramos de ganar campeonatos del Mundo y de Europa, y nosotros sin percatarnos de ello. ¿Qué cuál? ¡Pues el hockey sobre patines! Sí, como lo oyes, hockey sobre patines, disciplina en la que, por lo visto, la Selección nacional ya había ganado su primer Mundial nada menos que en 1951. Y, desde entonces, salvo pequeños periodos de sequía, que aprovechaba bien su gran rival, Portugal, no había dejado de subirse el podio en los Campeonatos del Mundo y de Europa, y hasta en la Copa Latina y la Copa de las Naciones, que también debían ser muy importante.

Pero vamos a ver, ¿cómo era posible que triunfáramos en hockey, y además sobre patines, si no había niño o niña de la época que no pidiera unos para Reyes y no había manera de que se los trajeran? Entonces, ¿cómo y de dónde habían salido patinadores tan buenos que eran capaces de ganar como ganaban? Un misterio desde luego que, al menos yo, fui incapaz de resolver entonces.

Lo gracioso, por decirlo de alguna forma, es que aquellos triunfos de la Selección de hockey, como los de los equipos españoles, no fue algo efímero, sino que nunca ha dejado de estar en la élite mundial. De hecho, si se hecha una visual al palmarés, puede comprobarse que, hasta la fecha, ha cosechado nada menos que 16 mundiales y otros tantos europeos. ¡Hay que ver, y nos lo queríamos perder!

José Molina

Categorías

Comentarios (0)

* *

*