Plusesmas.com

Cafés cantantes

martes, 9 de mayo de 2017

Cafés cantantes

A imitación de las grandes ciudades europeas, como París o Berlín, en las que el café-concert era un indispensable lugar de encuentro y entretenimiento, en muchas localidades españolas también comenzaron a florecer los aquí llamados «cafés conciertos», que, desde finales del siglo XIX y hasta bien entrada la primera mitad del siglo XX, fueron lugares de ocio y esparcimiento en los que la música era la protagonista.

A lo largo de todo ese tiempo, se fueron sucediendo géneros musicales que, de otro modo, buena parte de los españoles no hubiera podido conocer. Si en un principio el flamenco fue el gran animador de estos variopintos locales, con cantes, bailes y toques que empezaron a darse a conocer al gran público, poco a poco aparecieron otros estilos surgidos en paralelo a los gustos y novedades de la época.

Así, el flamenco fue dando paso a la copla, que, especialmente durante la década de los 40, era el género preferido por los españoles, y al cuplé, con sus letras picantes y llenas de ironía que tanto encandilaban entonces. Luego fue el bolero y el tango los que fueron encontrando su sitio, gracias a melodías inolvidables que encendían la sangre.

Finalmente, ya entrada la década de los 50, los «ritmos modernos» se fueron asomando a esos locales, sobre todo a través de canciones importadas de fuera y algunas otras made in Spain. Fue la época en la que, en el repertorio de las orquestas y los artistas que actuaban en los cafés conciertos, se fueron incorporando melodías de Frank Sinatra y Nat King Cole, de Gloria Lasso o Los Xey.

Y en ese ambiente de esparcimiento, por los cafés cantante, que abrían tardes y noches, pasaban artistas que querían darse a conocer, veladas con bailes, más sueltos que agarrados, y variedades de todos los calibres, que permitían pasar pequeños momentos de felicidad.

Categorías

Comentarios (0)

* *

*