Plusesmas.com

«Los héroes del Apolo XI en Madrid»

«Los héroes del Apolo XI en Madrid»

¡Bueno, bueno, qué momentazo! Parecía mentira, pero sí, aquellos tres astronautas que hacía apenas tres meses habíamos visto llegar a la Luna en el Apolo XI estaban ahí mismo, recorriendo la Gran Vía madrileña en un espectacular coche descubierto, mientras eran aclamados por miles de personas. Como rezaba el subtítulo de la noticia publicada por el diario «ABC» en su edición del 8 de octubre de 1969: «El público madrileño tributó a Armstrong, Aldrin y Collins el primer homenaje del Viejo Continente a los nuevos héroes».

La crónica de la noticia arrancaba con una acertada síntesis de todo lo sucedido ese «glorioso» día: «Madrid obsequió ayer a los astronautas del “Apolo XI” con un tiempo espléndido. A lo largo de toda la jornada, Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins tuvieron oportunidad de conocer algo de la ciudad a la que tímida y ceremoniosamente llegaron la noche anterior. Ayer se celebraron prácticamente los actos más importantes de la estancia en Madrid de los héroes de la Luna: las visitas al Jefe del Estado y al Príncipe Don Juan Carlos, y el contacto con el público español a lo largo de las calles y avenidas madrileñas, por la mañana, y en una conferencia de Prensa con asistencia multitudinaria, por la tarde». Desde luego, hacía tiempo que no éramos testigos de una visita tan apoteósica ni de un recibimiento tan multitudinario. Bueno, miento, más multitudinario aún había sido, el 11 de mayo de 1966, el que se le rindió a la plantilla del Real Madrid, después de conquistar su sexta Copa de Europa, al ganar al Partizán de Belgrado por 2-1. ¿A qué me suena esto de que miles de personas aclamen en la calle a un equipo de fútbol? Seguro que son imaginaciones mías.

Mientras me aclaro con todo esto, vamos a lo que íbamos. La visita de los tres astronautas fue, desde luego, muy de agradecer en un tiempo en el que, a pesar de que tantos turistas nos visitaban, aún nos sentíamos un poco aislados. Es de suponer que también para ellos fue muy agradable, especialmente después del «surrealista» final que tuvo, como no podía ser de otro estando donde estaban y sabiendo cómo somos a veces los españoles.

Retomo la crónica de «ABC» para contar lo sucedido: «Terminado el acto ante el monumento al almirante de Castilla [se refiere al que tuvo lugar en la Plaza de Colón], Armstrong y compañía regresaron al hotel donde se hospedan, donde fueron objeto de un simpático acto organizado por un semanario madrileño: la entrega de tres trajes de luces a los astronautas. Los espadas que realizaron este regalo a los astronautas fueron Antonio Bienvenida, Paco Camino y Santiago Martín “El Viti”. Los ternos eran color malva y oro, grosella y oro y verde y oro, respectivamente». ¿Qué, a que es surrealista? Quizá por eso, los que inmediatamente después decidieron hacer Armstrong, Aldrin y Collins fue irse a Maspalomas, en las Islas Canarias, donde disfrutaron del sol y la playa, pero dejémoslos tranquilos, que bastante han tenido ya con su visita a Madrid.

José Molina

Categorías

Comentarios (0)

* *

*