Plusesmas.com

Vestidos reciclados

martes, 25 de abril de 2017

Vestidos reciclados

Las madres, las abuelas, las tías... todas las mujeres sabían hacer calceta, igual que sabían coser, aunque fuera sólo lo esencial: coger un dobladillo, sacar costuras, coser un botón. Hacer punto no era algo decorativo, ya que en realidad la mayoría de las prendas de punto estaban confeccionadas en casa, sobre todo las de los niños. Cuando un jersey se había quedado pequeño o ya no gustaba, se deshacía y se aprovechaba la lana para tejer otra prenda.

Los niños íbamos con pantalones cortos en primavera y verano. Las chicas, siempre con falda, hasta principios de los años 60, en que empezaron a ponerse pantalones. Todas las prendas servían durante muchos años, ya que al estar hechas en casa o por modistas, podían alargarse y ensancharse sacando tela de las costuras y del dobladillo.

Era costumbre en todas las familias el reciclaje de ropa de los hermanos mayores para los pequeños, incluso entre primos. Mi madre llevaba ropa nuestra al pueblo para darla a los chicos más jóvenes que nosotros. Siempre se agradecía.

Cuando había que ir arreglado, los chicos nos poníamos brillantina Varon Dandy, imitando el estilo de James Dean y Elvis Presley. Las chicas también imitaban a las estrellas más famosas, aunque ellas tenían un abanico más amplio. En los 50 llevaban faldas con vuelo. En los 60 vendría la revolución de la moda, y ellas empezarían a enseñar las piernas. La minifalda era toda una reivindicación que muchos chicos apoyábamos con entusiasmo. Hombres y mujeres estábamos más cerca que nunca. Luego vino la invención del biquini, que Ursula Andress divulgó de la manera más sugerente en la película James Bond contra el Dr. No (1962).

Categorías

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Productos Álvarez Gómez CADA MES, SORTEAMOS UNA MAGNÍFICA
CESTA DE PRODUCTOS ÁLVAREZ GÓMEZ,
VALORADA EN 100 €

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso