Las canciones

Las canciones

Cuando cierro los ojos y trato de recordar lo que oía al caminar por la calle en mis años mozos, lo primero que me viene a la memoria son las canciones. Las canciones que se oían desde las radios a través de las ventanas, pero también las que cantaba la gente.

La gente cantaba mientras paseaba; los labradores, sobre sus mulas al volver del campo; las mujeres, haciendo las faenas de casa y acunando a sus hijos. Hasta en la escuela cantábamos.

Nos aprendíamos las tablas de multiplicar, las respuestas del catecismo y las provincias de España con cancioncillas y cantinelas, y muchos de nuestros juegos tenían banda sonora: Al pasar la barca, Marinerita, niña bonita… A los niños nos gustaban los corridos mexicanos, que eran como películas del oeste, y también las canciones de risa, tipo La vaca lechera o Raska-yú.

Ya de mocetes, nos aprendíamos boleros de Los Panchos y de Antonio Machín, por si se presentaba la ocasión de cantárselos al oído a la chica que nos gustaba.

Las mujeres preferían las coplas, que eran como películas de amor, Violetas imperiales, que cantaba Luis Mariano y las italianas, como Arrivederci Roma. Ahora se escuchaba mucho a Pérez Prado, a Juanito Valderrama, a Lucho Gatica y a Antonio Molina.

Había tanta afición al canto que en las librerías y kioscos vendían hojas con las letras de las canciones del momento para que la gente pudiera aprendérselas.

Artículo recomendado

Buscador gratuito de residencias

Buscador gratuito de residencias

Encuentra la residencia que encaja con tus necesidades. Puedes filtrar por preferencias, ver los servicios y fotos de cada centro e incluso contactar...

Categorías

Comentarios