Plusesmas.com

«Matilde, Perico y Periquín» (1955-1971)

«Matilde, Perico y Periquín» (1955-1971)

Cada vez que se habla de serial radiofónico, casi irremediablemente el inconsciente nos traslada a melodramas lacrimógenos del tipo «Ama Rosa», «Simplemente María» o, más recientemente, «Lucecita», que hacían llorar a moco tendido a sus fieles radioyentes, sin contemplaciones sentimentales. Pero lo cierto es que en la historia de la radio española también está salpicada de radionovelas que podrían catalogarse como de «comedia costumbrista», y que igualmente tuvieron un enorme éxito.

De ellas, probablemente la más recordada sea «Matilde, Perico y Periquín», que además tuvo el honor de mantenerse en antena nada menos que dieciséis años, es decir, desde el 30 de marzo de 1955, fecha en que empezó a emitirse en la cadena de emisoras de la Sociedad Española de Radiodifusión —la que luego simplemente sería Cadena Ser— hasta 1971, año que en que falleció Pedro Pablo Ayuso, el actor que daba vida al personaje de Perico.

Con guiones de Eduardo Vázquez —creador también de «La saga de los Porretas», otra emblemática radionovela de la historia de nuestra radio—, la serie —emitida «por gentileza de Nutrexpa», o sea, la del «Cola-Cao desayunos y meriendas…», cuya canción publicitaria se hizo tan famosa— narraba en episodios diarios de entre 10 y 15 minutos la vida cotidiana de una típica familia española —o al menos eso se decía, aunque no sé yo si de típica tenía mucho— compuesta por Perico, el padre, Matilde (Matilde Conesa), la madre, y Periquín (Matilde Vilariño), el hijo, un niño de cinco años bastante travieso y del que nunca se sabía cuales eran sus verdaderas intenciones, a los que se unían otros personajes igualmente divertidos y variopintos, como Doña Pepa Cifuentes, la maestra de Periquín, el sabiondo y repipi Gustavín, amigo de Periquín, y la vecina «metomentodo», todos ellos interpretados por el entonces magistral cuadro de actores de Radio Madrid.

Desde luego, resulta cuanto menos sorprendente que, en una época en la que la TV empezaba a comerle terreno a la radio, «Matilde, Perico y Periquín» consiguiera, cada tarde, congregar alrededor del transistor a miles de oyentes que, en el corto espacio de tiempo que duraba cada capítulo, recobraban la sonrisa y unas buenas dosis de diversión de «eficacia contrastada», algo muy de agradecer para los tiempos que corrían.

PD

El éxito de la serie hizo que algunas de sus historias, como tal vez algunos recuerden, fueran editadas en formato de libro infantil, como «Matilde Perico y Periquín» (1958), «Nuevas aventuras de Matilde, Perico y Periquín» (1959), «Periquín y sus amigos» (1960), «Periquín y Gustavín (1961) y «Nuevas andanzas de Periquín y Gustavín». (1962), que en el año 2000 reeditaron las editoriales Edaf y Anaya.

Foto: Componentes del cuadro de actores de Radio Madrid

José Molina

Categorías

Comentarios (0)

* *

*