Plusesmas.com

Blog de Isabel García Olasolo. Plusesmas.com

¿Qué tal? Soy Isabel García Olasolo, directora editorial de Bayard durante muchos años. Ahora, jubilada y presidenta de la Fundación Bayard, me gustaría compartir desde este blog mis pensamientos, anécdotas y experiencias con vosotros, ¿Quedamos aquí? Os espero.

La ley del silencio: conflictos suegra - nuera

viernes, 18 de marzo de 2011

Mi última tertulia cafetera se orientó accidentalmente hacia las relaciones conflictivas entre suegras y nueras. Prueba de que no ha desaparecido esa pelea prehistórica, inevitable en algunos casos y disfrazada en muchos de falsas dignidades o de derechos mal entendidos.

Antes, se acusaba a las suegras de meterse en todo, ahora, de no meterse en nada… Pero esta postura moderna, tan discreta como antinatural, puede producir los mismos efectos que una corriente de aire frío... Y me pregunto ¿es necesario adoptar una postura…?

Efectivamente, mis contertulias tenían “problemillas” con sus nueras, y algunas de ellas habían llegado a la misma conclusión: para evitar disgustos, lo mejor es no opinar, no intervenir, no pasarse de lo políticamente correcto…

Una de mis amigas, Mari Triste, para entendernos, inició el tema: “Veo a mis nietos con cuentagotas… Me entristece profundamente que su madre nos prive, a ellos y a mí, de pasar más tiempo juntos porque nos estamos perdiendo una etapa única... Pero no puedo decir nada, empeoraría la situación”.

Siguió contándonos sus penas hasta que se le escaparon dos lagrimones que hicieron explotar a Mari Ojoporojo: “Por si te consuela, mi nuera es encantadora con todo el mundo, pero conmigo se le acaba la conversación. No tiene nada que decirme…”. Confesó que también había optado por la ley del silencio y que las reuniones familiares, a veces, resultaban un peñazo.

Salieron a relucir malentendidos y pequeños desaires hasta que por fin, Mari Sapiens puso la guinda: “Habría que escuchar a las nueras, ¿no os parece? A lo mejor es que nosotras no somos tan estupendas. En cualquier caso, creo que nuestros hijos podrían aligerar tensiones. Soy partidaria de unas relaciones basadas en la comunicación, en la naturalidad, en el respeto, en la buena voluntad…Y os aseguro que he tenido muy pocos problemas ”.

No entré en el debate más que para apoyar su discurso. A continuación, me preguntó: “¿Y a ti, cómo te va con tus nueras?”. “Tengo mucha suerte”, dije. Y les conté una especie de secreto a voces: “La suerte es como una mariposa rara que se posa caprichosamente aquí y allá, pero si la llamas con toda tu alma, en ocasiones, vuela hacia ti “.
Quedaron en intentarlo.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso