Plusesmas.com

GASTROENTERITIS

Gastroenteritis infecciosa aguda

Gastroenteritis infecciosa aguda

La gastroenteritis infecciosa es una inflamación y/o disfunción del intestino producida por un germen o sus toxinas

Dra. Maria Teresa Betés Ibañez
Especialista en Digestivo Consultor Clínico
Servicio de Digestivo
CLINICA UNIVERSIDAD DE NAVARRA

¿Qué es?

La gastroenteritis infecciosa es una inflamación y/o disfunción del intestino producida por un germen o sus toxinas, que da lugar a una alteración de su capacidad para regular la absorción y secreción de sales y agua, produciendo diarrea por la inhibición de la absorción o la estimulación de la secreción. Las toxinas pueden estar preformadas en los alimentos o bien ser liberadas por el agente causal una vez ingerido y tras invadir la mucosa desde la luz intestinal. Es un proceso agudo y autolimitado, o sea, que cura espontáneamente en unos pocos días, por lo que se suele hablar de gastroenteritis aguda. A nivel mundial, las enfermedades diarreicas agudas son la causa de unos 5 millones de muertes al año. En los países desarrollados con una higiene adecuada, las diarreas infecciosas agudas suelen ser de carácter leve. Pueden deberse a multitud de microorganismos patógenos entre los que se incluyen bacterias, virus y parásitos. La gastroenteritis vírica es la causa más frecuente de diarrea infecciosa aguda en los niños pequeños. Las gastroenteritis bacterianas son muy frecuentes. Los agentes bacterianos implicados con mayor frecuencia en nuestro país son: Salmonella, Campylobacter y Shigella.

¿Cuál es su causa?

En general las infecciones intestinales se adquieren por ingestión de agua o alimentos contaminados o por transmisión de persona a persona por la ruta fecal-oral. En el caso de la Salmonella, que es en nuestro país el agente bacteriano más frecuentemente implicado en las gastroenteritis aguda bacteriana, la transmisión se produce por la ingesta de pollos, huevos de gallina y productos lácteos, siendo raro el contagio de persona a persona o por agua. La probabilidad de contraer una infección intestinal, depende de la virulencia del agente patógeno ingerido y de su cantidad. También influyen factores propios del individuo invadido, como una menor secreción de ácidos gástricos, una menor motilidad intestinal, alteración de la flora intestinal habitual o un estado inmunodeprimido que puede aumentar la susceptibilidad a la infección, reducir la cantidad necesaria de germen para iniciarla y potenciar su gravedad.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas que aparecen con mayor frecuencia en general son diarrea (disminución de la consistencia de las heces con un aumento del número de deposiciones) asociada o no a vómitos y dolor abdominal tipo retortijón, con constante sensación de defecar. Si se produce como consecuencia de la ingesta de toxina preformada ( Vibrio Cholerae, Bacillus cereus, E. Coli enterotoxigénica, S. aureus, Clostridium perfringens, Cryptosporidium), el periodo de incubación hasta la aparición de los síntomas es corto (pocas horas), las heces habitualmente son voluminosas abundantes y acuosas, no presentan moco, sangre, o pus, y el dolor abdominal es poco importante. No suele cursar con fiebre ni quebrantamiento del estado general y en general cede en 3-5 días. Cuando el agente causal invade la mucosa intestinal y libera su toxina, como es el caso de la Salmonella, Shigella y Campylobacter, el periodo de incubación es superior (24-48h). Cursa con heces menos voluminosas y puede observarse en ellas sangre y/o moco. Presentan dolor abdominal intenso, fiebre y escalofríos. La resolución total del cuadro clínico puede tardar 10-14 días.

¿Cuál es su tratamiento?

La mayoría de los episodios de diarrea aguda son autolimitados y no necesitan evaluación. En general los pacientes necesitan simplemente un adecuada hidratación con abundante ingesta de preparados ricos en sales y azúcar (bien caseros o de venta en farmacias) y zumos naturales. A los niños se les ofrecen líquidos con frecuencia, preferiblemente en pequeñas cantidades cada vez, para prevenir los vómitos. Existen muchos preparados, de venta con o sin receta médica, para el alivio sintomático de la diarrea y los calambres abdominales, que disminuyen la motilidad intestinal y/o aumentan la absorción de líquidos. Todos ellos son eficaces y cuando se utilizan adecuadamente carecen de riesgos. Estos fármacos deben evitarse en pacientes con sospecha de diarrea invasiva (diarrea sanguinolenta), fiebre o síntomas sistémicos, porque inhiben el peristaltismo y favorecen la persistencia y la multiplicación del germen. Se debe evitar la toma de bebidas con cafeína, porque favorecen la secreción intestinal aumentando la diarrea. Así mismo, y puesto que muchas infecciones intestinales provocan deficiencia en la enzima que se encarga de digerir la proteína de la leche (lactosa), se debe evitar consumir productor lácteos. En cuanto a si se debe utilizar o no tratamiento antibiótico, su uso va a depender del organismo causal así como de la gravedad de la infección y del estado inmunológico del paciente. La mayoría de los casos de diarrea infecciosa aguda, no se benefician de la administración de antibióticos. Pueden prolongar el cuadro diarreico y el período de transmisión de la infección a otras personas En el caso de la Salmonella el tratamiento antibiótico, no esta recomendado para las gastroenteritis sin complicaciones puesto que no acortan la enfermedad, prolongan considerablemente la excreción fecal del germen causal y aumenta el número de resistencias a los microorganismos. Los episodios más graves ocurren en lactantes, ancianos y en los que padecen alguna enfermedad de base (mujeres embarazadas, pacientes portadores de válvulas cardiacas o prótesis ortopédicas, pacientes diagnosticados de procesos tumorales y con enfermedades o tratamientos inmunosupresores.) En estos casos está indicado el tratamiento antibiótico. En el caso del Campylobacter, el tratamiento con antibióticos es innecesario en muchos casos que son breves y autolimitados pero está justificado en los casos con síntomas graves y prolongados. En el caso de gastroenteritis por Shigella el tratamiento con antibióticos acorta el curso de la enfermedad y la duración de la eliminación del germen.

¿Cómo se previene?

Puesto que la vía más frecuente de adquisición de una infección intestinal es a través de los alimentos o agua contaminada se debe cuidar el estado de los productos ingeridos, tanto su conservación como su cocinado. No beber agua de ríos o fuentes estancadas, lavar adecuadamente la verdura que se va a ingerir cruda, evitar el consumo de productos que tengan entre sus ingredientes huevo crudo y hayan estado sometidos a altas temperaturas y un adecuado cocinado de carnes pueden evitar muchas infecciones intestinales. Desde hace poco está disponible en las farmacias una vacuna oral contra uno de los virus que con mayor frecuencia producen gastroenteritis: el rotavirus. Sólo está admitida su administración a niños muy pequeños.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Relacionados

  • Gastritis crónica

    Se denomina gastritis crónica a la inflamación inespecífica de la mucosa gástrica, de etiología múltiple y mecanismos patogénicos diversos.

  • El estreñimiento

    El estreñimiento

    El término estreñimiento más que una enfermedad en sí hace referencia a la apreciación de cada individuo sobre su hábito intestinal. Dado el amplio margen de hábitos intestinales normales, resulta muy difícil definir el estreñimiento.

  • Enfermedad celiaca

    Enfermedad celiaca

    Es una enfermedad digestiva que daña el intestino delgado y altera la absorción de las vitaminas, minerales y demás nutrientes que contienen los alimentos. Los pacientes con enfermedad celíaca no toleran una proteína llamada gluten, que se encuentra en los cereales (trigo, avena, cebada, centeno).

  • Enfermedad inflamatoria intestinal crónica

    Se trata de una afectación inflamatoria de tipo crónico del tubo digestivo que evoluciona de modo recurrente con brotes. Existen dos tipos dentro de esta entidad, la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn.

  • Fisura anal

    La fisura anal se puede definir como una úlcera situada en la parte final del canal anal, de aparición frecuente y que ocasiona grandes molestias en forma de dolor intenso pese a su pequeño tamaño.

  • Síntomas del colon irritable

    Síntomas del colon irritable

    El colon irritable, cuya denominación más exacta es «Síndrome del Intestino Irritable» (SII), es un cuadro crónico y recidivante (con tendencia a las recaídas) caracterizado por la existencia de dolor abdominal y/o cambios en el ritmo intestinal (diarrea o estreñimiento), acompañados o no de una sensación de distensión abdominal...

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso