Plusesmas.com

Diabetes y disfunción eréctil, ¿cómo se relacionan?

Diabetes y disfunción eréctil, ¿cómo se relacionan?

Un nivel alto de glucosa sostenido a lo largo del tiempo suele ser una causa frecuente de la disfunción eréctil. La diabetes puede dañar los nervios, el tejido eréctil y los pequeños vasos sanguíneos del pene.

La diabetes puede provocar un daño en los nervios que conlleva una menor sensibilidad del pene y una menor conexión del órgano sexual con el cerebro, lo que hace más difícil conseguir y mantener una erección. Por otra, el daño en el tejido eréctil no permitirá que las fibras musculares del pene se relajen adecuadamente, de manera que el pene no se puede llenar durante la erección. Y, por último, el daño en los vasos sanguíneos también impedirá que el tejido eréctil se llene de sangre.

Sin embargo, todos estos perniciosos efectos tienen solución, ya que existe un buen número de tratamientos que resultan muy efectivos en hombres diabéticos. Generalmente, el trastorno se trata inicialmente con medicamentos orales, aunque, en el caso de ser necesario, hay otras acciones para tratar médicamente el problema.

Paralelamente al tratamiento médico, es imprescindible que el paciente controle bien su diabetes y adquiera hábitos saludables que le permitan evitar la hipertensión. Abandonar el tabaco y hacer ejercicio son también dos buenos apoyos para asegurarse el éxito del tratamiento.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso